Home / Noticias / Medio Ambiente / Una ola de calor oceánica amenaza la vida marina de la Costa Oeste de Estados Unidos
Credit: NOAA

Una ola de calor oceánica amenaza la vida marina de la Costa Oeste de Estados Unidos

Cuando se produjo por primera vez una ola de calor océanica así fue en 2014. En aquel entonces la enorme masa de agua caliente “The Blob”, como la llamaron los científicos, provocó la muerte masiva de leones marinos, aves y salmones, así como floraciones de algas tóxicas. Ahora se ha vuelto a formar en el mismo lugar y ya tiene el mismo tamaño.

La actual mancha, que empezó a formarse en junio, ha “aumentado rápidamente, en la misma área y tiene casi el mismo tamaño”. Y aunque este “manto” de agua caliente, de entre 50 y 99 metros de profundidad todavía no ha alcanzado la costa, será extremadamente mortal si lo hace. El llamado blob (o masa), llamada así por la película de terror “La masa devoradora”, cubre un área de 4 millones de millas cuadradas – el equivalente a tres veces el estado de Alaska.

La única otra ola de calor oceánica que se conoce ocurrió en 2014 y persistió durante dos años. Por aquel entonces cubrió un área ligeramente mayor –  4,5 millones de millas cuadradas de océano.

Una de las consecuencias más importantes del último blob fue que las aguas más cálidas causaron una enorme floración de algas tóxicas – una de las mayores que han observado nunca los científicos – que envenenó mejillones, cangrejos y otra vida marina.

Otra devastadora consecuencia fue la mortandad masiva por hambruna de leones marinos, la muerte de hasta medio millón de aves marinas, remontadas fallidas del salmón y ballenas acercándose a la orilla para alimentarse y quedándose enredadas en las trampas para cangrejos (la población de ballena yubarta descendió un 30 por ciento). También puede afectar al clima, provocando otra sequía prolongada si se queda demasiado tiempo.

Los científicos dicen que es imposible saber si la ola actual durará tanto como duró la de 2014.

“Si los patrones meteorológicos que han provocado su desarrollo cambian repentinamente y llegan olas de frío y tormentas, entonces podría disiparse rápidamente,” dice Stephanie Moore, oceanógrafa de la NOAA.

Las olas de calor oceánicas no tienen precedentes. Los registros por satélite se remontan a hace 40 años y las observaciones efectuadas desde barcos a 100, pero no hay constancia en el registro histórico.

A lo largo de la costa de California, las áreas cálidas parecidas al blob están todavía a unas 1.000 millas de la orilla.

La actual masa de agua ha sido denominada la ola de calor marina del Pacífico Noreste de 2019 y ha sido causada por una cresta de alta presión que mantiene los vientos en calma.

“Los vientos han sido persistentemente más débiles de lo normal para esta época del año,” dice Nate Mantua, investigadora científica del Centro Sudoeste de Ciencia Pesquera de NMFS. “Si se paran, la superficie se calienta. Si se paran durante demasiado tiempo, esa agua caliente de la superficie alcanza niveles cada vez más profundos porque el sol la va calentando.”

“Hay implicaciones preocupantes para el ecosistema,” dice Nick Bond, meteorólogo de la Joint Institute for the Study of the Atmosphere and Ocean (JISAO) y quien acuñó el término “The Blob” para el anterior evento de 2014.

“Es una cuestión de cuánto va a durar y qué profundidad alcanza,” concluye.

Check Also

Océanos más calientes, clima impredecible y aumento del nivel del mar: Informe IPCC

Los niveles del mar aumentarán y más deprisa de lo previsto en el informe de …