Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Las bajas temperaturas, otra amenaza más para un grupo de mamíferos marinos cautivos en Rusia
Credits: Freerussianwhales.org

Las bajas temperaturas, otra amenaza más para un grupo de mamíferos marinos cautivos en Rusia

Varias orcas y decenas de belugas cautivas en una zona remota del este de Rusia podrían morir congeladas debido a las bajas temperaturas. Una inspección llevada a cabo los días 18 y 19 de enero ha revelado que las 11 orcas y las 87 belugas capturadas el año pasado para su venta a delfinarios en China ya han desarrollado síntomas de congelamiento.

Los mamíferos marinos fueron capturados el pasado verano en el Mar de Ojotsk, al norte de Japón, para su venta a delfinarios. Se sabe que desde entonces llevan encerrados en unos pequeños corrales marinos cerca de Najodka, una ciudad próxima a Vladivostok, una situación sumamente cruel dado el reducido espacio en el que están sometidos a vivir en comparación al tamaño de su hábitat natural.

Credits: Freerussianwhales.org

Ahora, el hielo que se está creando en la superficie del agua provocado por las bajas temperaturas supone otra amenaza más para su supervivencia. En invierno, las orcas migran hacia aguas más cálidas y pasan gran parte del tiempo bajo el agua.

Las aletas dorsales de las orcas contienen una extensa red de vasos sanguíneos que ayudan a estos animales a regular su temperatura corporal, por lo que si se congela su aleta dorsal quedarán vulnerables a las condiciones climáticas extremas.

Activistas de la organización rusa Free Russian Whales, que está presionando al Vladimir Putin para que libere a los animales, informan que la aleta de una de las orcas más jóvenes, un macho de un año de edad llamado Kirill, ya presenta lesiones en la piel por congelación. Kirill fue capturado el verano de 2018 junto con otras 11 orcas más.

“Kirill y otras orcas están desarrollando síntomas de congelamiento. Si no se hace algo pronto para que suba la temperatura del agua, estos animales empezarán a morir congelados,” alerta la organización en su página en Facebook.

“Kirill permanece completamente inactivo, con aspecto enfermizo y flotando inmóvil durante periodos muy prolongados,” añade.

“A menudo se ve obligado a entrar en contacto con el hielo, provocándole hipotermia, con un pronunciamiento de las lesiones cutáneas. Su respiración es lenta, lo que podría ser indicio de neumonía u otra enfermedad en sus órganos internos,” informan.

Varias otras orcan presentan escamaciones inusuales en la piel en áreas de la columna vertebral y aletas dorsales. Otras presentan lesiones en la piel que se cree podrían deberse a enfermedades micóticas.

Los activistas advierten que han visto al personal del “centro” tratar de romper el hielo diariamente, provocando más ansiedad y estrés en las orcas.

El verano pasado desapareció una de las orcas. Sus carceleros dicen que la liberaron porque empezó a comportarse de forma agresiva, aunque los expertos creen que murió estando en cautividad. También desaparecieron tres crías de beluga, aunque el personal de las instalaciones insiste en que escaparon.

Free Russian Whales, que lleva años luchando contra la captura de estos animales, celebró el año pasado la noticia de que la fiscalía investigaría las ventas ilegales a China.

Según el grupo, en los últimos cinco años se han capturado y vendido ilegalmente a delfinarios de toda China hasta 15 orcas y más de 200 belugas.

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …