Home / Noticias / Medio Ambiente / Casi el 25% de la Antártida Occidental corre peligro de colapso
The Mertz glacier in East Antarctica is one of the many areas that could be melting faster as warm water trapped underneath it accelerates the process Alessandro Silvano

Casi el 25% de la Antártida Occidental corre peligro de colapso

Las conclusiones del nuevo estudio revelan que un cuarto de las capas de hielo de la Antártida Occidental, la parte más vulnerable del continente helado, podría colapsar. En tan solo 25 años la velocidad de pérdida de hielo se ha multiplicado por cinco en los glaciares más amenazados de la región.

Los científicos usaron 800 millones de mediciones por satátlite recogidas desde 1992 para llegar a sus conclusiones. Los resultados, publicados en la revista Geophysical Reserach Letters, subrayan la velocidad a la que están teniendo lugar estos cambios y los peligros a los que podrían enfrentarse las comunidades costeras.

Existen varias formas que nos permiten afirmar que la Antártida Occidental se está desestabilizando: mediciones de campo, sondeos aéreos y expediciones ocasionales en barco. Pero los satélites proporcionan una visión crucial desde el espacio.

Los investigadores usaron datos de un conjunto de satélites de la Agencia Espacial Europea que llevan monitorizando la Antártica desde 1992. Estos satélites tienen láseres que miden el grosor del hielo en la Antártida y su extensión sobre el mar. Los 25 años de registros han permitido a los investigadores ver cambios en este grosor (altura) a lo largo del tiempo.

La buena noticia es que la Antártida oriental, la parte más elevada y fría del continente helado, y que contiene gran parte del hielo de la Antártida, sigue en gran medida estable.

Aun así, lo que está ocurriendo en la Antártida occidental es grave. La nueva investigación revela que la región ha arrojado suficiente agua de deshielo (dulce) durante los últimos 25 años como para llenar 10 veces el lago Erie.

Los resultados muestran que el 24 por ciento de la capa de hielo es inestable, con una pérdida de grosor en los últimos 25 años de hasta 400 pies (unos 122 metros) en algunas partes. Eso es lo que el investigador y autor del estudio Andy Shepherd, de la Universidad de Leeds, llama “cantidades extraordinarias”.

“Extraodinario” no es el superlativo que uno quiere escuchar en el caso de la Antártida occidental. El desequilibrio ha provocado que el hielo del glaciar de isla Pine y el glaciar Thwaites, que retienen enormes cantidades de hielo en tierra, se están derritiendo hasta cinco veces más deprisa en 2017 que en 1992, contribuyendo a un repunte en el nivel del mar.

Si esos glaciares se desmoronan y caen al mar el hielo que retienen podrian hacer aumentar los niveles del mar en más de 10 pies y remodelar completamente los litorales. Este nuevo estudio revela que la inestabilidad de la Antártida Occidental es la mayor amenaza para el aumento del nivel del mar. Este proceso no ocurrirá de la noche a la mañana pero sí en cuestión de décadas.

El glaciar Thwaites es dos veces el tamaño del Reino Unido y representa cerca del 4 por ciento del aumento global del nivel del mar.

Check Also

El calentamiento del océano puede reducir la vida marina en un 17 por ciento

Según un nuevo estudio, si el cambio climático continúa por la senda actual, es probable …