Home / Noticias / Medio Ambiente / El dramático descenso de la cobertura de hielo marino ártico en los últimos 35 años
Source: NASA's Scientific Visualization Studio

El dramático descenso de la cobertura de hielo marino ártico en los últimos 35 años

Comunidades humanas desplomándose en el mar debido a la erosión del terreno, osos polares entrando en pueblos remotos, nuevas rutas marítimas donde antes el grosor del hielo lo impedía. Son algunas de las consecuencias a las que nos enfrentamos si el hielo del océano Ártico desaparece completamente cada verano. 

La NASA ha publicado una visualización del hielo marino del Ártico que revela una dramática pérdida de hielo perenne en el Círculo Ártico en los últimos 35 años.

De seguir así…, y Mark Serreze, director del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve (NSIDC), dice que a estas alturas ya no hay marcha atrás, puede que tengamos que aprender a “navegar” en un mundo completamente distinto para 2050.

“Probablemente en unas décadas no veamos hielo marino en el Ártico,” dice. “Los datos revelan que el océano Ártico no tendrá hielo definitivamente sea cual sea la estación del año.”

Las nuevas capas de hielo marino se expanden y funden con las estaciones, pero el Círculo Ártico siempre ha estado cubierto por un porcentaje de hielo más viejo, o hielo perenne, que sobrevive a los cambios estacionales. Esa es la razón del porque a finales de verano sigue habiendo hielo en este extremo del mundo.

Según los nuevos datos, recopilados por el NSIDC y visualizados por la NASA, durante la primera semana de enero de 1984, el área cubierta por hielo marino de más de 4 años en el océano Ártico era de aproximadamente 3,1 millones de kilómetros cuadrados. En la primera semana de enero de 2019, la NASA halló que el área cubierta por hielo viejo había quedado reducida a tan solo 116.000 kilómetros cuadrados. Significa que el hielo perenne en el círculo Ártico ha disminuido más de un 95 por ciento en tan solo 35 años.

Serreze dice que si alguien se situara en Point Barrow, el punto más septentrional de los Estados unidos en Alaska, y mirara hacia el norte no vería hielo marino en más de 450 millas.

“Normalmente por esta época del año uno debería encontrarlo bastante cerca de la orilla,” dice. “Este es el tipo de ejemplo de los enormes cambios que estamos viendo.”

Las ramificaciones podrían ser descomunales, dice Serreze, desde efectos medioambientales a culturales, amenazando la seguridad y sustentos de comunidades enteras.

“Las prácticas de caza de la gente indígena se están viendo afectadas,” dice. “No pueden salir a cazar sin hielo. Lo mismo ocurre con los osos polares y las morsas.”

Añade que la erosión costera es un problema cada vez mayor en partes del Ártico. Algunas áreas costeras son básicamente sedimentos que se mantienen unidos por el permafrost.”

Las temperaturas globales del aire y el agua no sólo están afectando al permafrost, sino que la pérdida de la cobertura de hielo marino está dejando expuestas estas áreas a los estragos de las olas.

“Estamos viendo áreas a lo largo de Alaska que están retrocediendo entre 15 y 25 pies al año,” dice. “Y todo se debe a la pérdida de la cobertura de hielo marino.”

La pérdida continuada tendrá consecuencias en todo, “desde en el plancton hasta en máximos depredadores.”

“El mensaje final es que el cambio climático es real,” dice. “No es algo que sucederá en 30 o 50 años y con lo que tendrán que lidiar nuestros hijos o nietos. Está aquí y está ocurriendo ahora.”

Los negacionistas del cambio climático suelen culpar las variaciones climáticas en fenómenos tales como el deshielo masivo del hielo y las temperaturas globales como señal de que el mundo no está sufriendo una crisis creada por los humanos, sino que solo se está equilibrando de forma natural.

Pero según todos los datos, este no es el caso. El dramático cambio general queda más claro en las imágenes de la NASA.

A medida que van pasando los años, el hielo marino se reduce y crece con las estaciones.


El color del hielo en la visualización indica la edad del hielo – el hielo nuevo que se expande por el norte de Rusia y Canadá cada invierno y luego se funde en primavera es de color azul oscuro, mientras que el hielo de más de 4 años es de color blanco. Las sombras azul pálido entre los dos extremos indican hielo de uno, dos o tres años.

A medida que pasan los años, la visualización revela que los parches de hielo blanco más viejo crecen cada vez menos.

El problema no es solo la disminución de la cantidad de kilómetros cuadrados cubiertos por el hielo, sino la calidad del propio hielo. Actualmente, la cobertura de hielo es menos gruesa y prácticamente todo el hielo antiguo ha desaparecido.

“Hace 40 años hubiéramos encontrado hielo marino de 10 o más años a la deriva,” dice.

Lamentamente, ya no es así. A medida que el paisaje cambia, el significado del Ártico también lo hace.

“El Ártico tiene cada vez más importancia económica y estratégica porque la pérdida de su hielo abre la región al transporte y a la extracción de reservas de crudo y gas a las que antes no se podría haber accedido.

Cuándo veremos exactamente un verano sin hielo dependerá, en parte, de las decisiones que tomemos ahora. Podríamos ralentizar este deshielo o detenerlo completamente, pero “si uno observa las diferentes proyecciones en base a la tasa de emisiones de gases de efecto invernadero que estamos viendo estos días, ese día llegará en algún momento del 2050, aunque otros apuntan a 2030.

Check Also

Océanos más calientes, clima impredecible y aumento del nivel del mar: Informe IPCC

Los niveles del mar aumentarán y más deprisa de lo previsto en el informe de …