Home / Noticias / Oso Polar / Un juez apoya a los científicos sobre el oso polar

Un juez apoya a los científicos sobre el oso polar

Un juez federal respaldó el jueves un hallazgo por parte de los científicos del gobierno de que el calentamiento global está amenazando la supervivencia del oso polar.

 El juez de distrito de los Estados Unidos Emmet Sullivan ha decretado que la decisión por parte del Servicio de Pesca, Fauna y Flora de los Estados Unidos en mayo de 2008 de listar al oso como especie amenazada en la lista de especies en peligro debido al derretimiento del hielo marino era racional dados los hechos y los mejores conocimientos científicos disponibles.

Grupos ecologistas habían demandado diciendo que el oso polar necesitaba más protección bajo la ley de especies en peligro de extinción. El estado de Alaska, bajo el liderazgo de la que fuera entonces gobernadora Sarah Palin, y grupos defensores de la caza sostuvieron que listar a la especie no era necesario, diciendo que el oso está protegido por otras leyes y que la prueba científica es poco firme en lo que se refiere a pronosticar el efecto del calentamiento global en el mamífero.

Sullivan ha rechazado ambos argumentos como ‘no son más que opiniones opuestas sobre política y ciencia.’

‘Según algunos demandantes, la corriente principal de la ciencia del clima demuestra que el oso polar ya se aboca irremediablemente a la extinción en toda su distribución. Según otros, la ciencia del clima es demasiado incierta para apoyar cualquier pronóstico fiable sobre el futuro de los osos polares,’ escribía Sullivan. ‘Este tribunal no está autorizado para elegir entre estas opiniones opuestas. Esto es especialmente cierto donde, como aquí, la agencia está operando en las fronteras de la ciencia.’

El oso polar es único entre las especies protegidas bajo la Ley de Especies en Peligro dado que fue la primera en ser designada especie amenazada debido al calentamiento global.

Esto significa que si bien hoy en día el oso polar tiene poblaciones numerosas- cerca de 25.000 osos polares pueden hallarse en toda la región ártica desde Alaska a Groenlandia, los científicos tuvieron que prever lo que ocurriría en las próximas décadas. Su conclusión: se calculó que 15.000 osos polares desaparecerían a medida que el aumento de las temperaturas provocado por la acumulación de gases de efecto invernadero a la atmósfera fuera derritiendo el hielo marino del que dependen.

Cuando el oso polar fue designado como especie amenazada en 2008, la administración Bush dejó claro que el veredicto no podía usarse como puerta trasera para controlar los gases de efecto invernadero. La administración Obama coincidió un año más tarde, diciendo que las actividades fuera de la región del oso polar, tales como las emisiones de una planta energética, no podían ser controladas usando la Ley de Especies en Peligro. Esa exención se está abordando en un juicio separado.

El departamento de justicia, en una declaración emitida el jueves, dijo que celebraba que el tribunal estuviera de acuerdo con su argumento de que la decisión se basaba en la ciencia disponible en en ese momento.

El grupo medio ambiental que presentó la demanda Center for Biological Diversity calificó la decisión mezclada:

‘La buena noticia es que el juez ha rechazado con rotundidad los argumentos del estado de Alaska y varios grupos de la industria de que el calentamiento es una amenaza demasiado incierta como para que el oso tenga que ser protegido,’ decía Brendan Cummings, abogada del grupo. Sin embargo Cummings decía que en los años desde que el oso fue listado como especie amenazada hasta hoy en día su situación se ha visto agravada.

El hielo marino, que registró su nivel más bajo en 2007, ha estado disminuyendo durante las últimas dos décadas y se observa un gran descenso en 2011, decía Mark Serreze, director de Centro Nacional de Información de Nieve y Hielo. Las cifras durante los dos últimos meses muestran que los niveles de hielo marino en el Ártico están actualmente en una trayectoria por debajo del mínimo registrado en 2007, pudiendo en 2011 registrarse su mínimo más bajo.

Serreze estima que el Ártico quedará libre de hielo en el verano de 2030. ‘En términos hasta donde la ciencia ha llegado, no hay nada que diga que no vayamos a perder la banquisa de verano ártico. Es inevitable,’ decía Serreze.

Los osos polares necesitan el hielo para gran parte de sus funciones vitales, sin embargo más importante es que sirve como plataforma para alimentarse de focas, su alimento preferido.

‘Aunque los osos polares pudieron ser considerados solo amenazados en 2008, hoy en día están claramente en peligro de extinción,’ decía Cummings.  Fuente 

Check Also

Fuertes críticas por la muerte a balazos de un oso polar

El trágico desenlace ha provocado fuertes críticas, en especial por parte de Morten Jørgensen, autor …