Home / Noticias / Oso Polar / Sin osos polares en apenas unas décadas, prevén expertos rusos

Sin osos polares en apenas unas décadas, prevén expertos rusos

Si bien el hielo marino ártico ha alcanzado su nivel histórico más bajo este verano, no todo el mundo sabe que casi todo el hielo derretido pertenecía al gran norte ruso y no de Canadá ni de Groenlandia.

Una consecuencia inmediata ha sido hacer peligrar más a la población de oso polar de Rusia ya gravemente amenazada.

“Es peor para los osos polares rusos que para los osos polares de Canadá o Groenlandia porque la cobertura de hielo se está retirando mucho más rápidamente en nuestras aguas,” decía la zoóloga Nikita Ovsyannikov, subdirectora de la reserva de oso polar de Rusia en Isla Wrangel en el Mar Chukchi al noroeste de Alaska. “El mejor hábitat está desapareciendo rápidamente.

‘Lo que estamos presenciando ahora mismo es una congelación más tardía. Nuestra población de oso polar está disminuyendo. Antes la formación de hielo nuevo era lo suficientemente grueso para que los osos pudieran caminar a finales de octubre. Ahora ocurrirá mucho más tarde.’

Hallar cuantos osos sobrevivían todavía en el Mar de Chukchi o en sus cercanías – hogar de las cuatro mayores poblaciones de oso polar de Rusia – fue difícil porque estaban dispersos por una área enorme, decía Ovsyannikov, quien ha pasado su vida estudiando a los osos en el Alto Ártico. Supuso que el número de osos en el Mar de Chukchi, que algunas veces también migran en pequeños números al oeste de Alaska, había descendido a lo largo de las tres últimas décadas pasando de ‘los cerca de los 4.000 a no más de 1.700 en el mejor de los casos.’

El retroceso del hielo, que ha dejado a muchos osos polares rusos en una situación catastrófica, ha sido beneficioso para los marineros árticos del país. Con unas condiciones de mar sin precedentes, multitud de cargueros, incluyendo varios petroleros gigantescos de 170.000 toneladas de peso muerto, han usado el Pasaje del Noreste para transportar hasta 120.000 toneladas de gas natural licuado a una sola vez desde Rusia occidental a China a través del Estrecho de Bering.

Todavía sin hielo presente cerca de la costa rusa, se dice que la llamada ‘carretera del mar del norte’ podría mantenerse abierta hasta enero.

La situación este año fue tan grave que el hielo marino que ya se había derretido en julio no se prevé que vuelva a formarse hasta finales del próximo enero en aguas por encima de la plataforma continental, donde los osos polares rusos pasan tradicionalmente buena parte de sus vidas cazando focas anilladas.

La explicación del repentino descenso del hielo marino este verano fue debido a una presión inusualmente baja en áreas costeras de eurasia, en el mar de Beaufort y en el mar de Siberia oriental, combinada con una presión inusualmente alta centrada sobre Groenlandia y el Atlántico Norte, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de Estados Unidos. La temperatura del aire en la superficie del Ártico alcanzó hasta 3º C este verano.

Sin hielo cerca de la orilla para poder cazar, los osos polares de Rusia se enfrentan a una elección difícil. Deben adentrase más a alta mar sobre hielo que ha estado alejándose de la costa a finales de primavera o bien buscar alimento en las pocas islas árticas de Rusia o a lo largo de la costa. Sin embargo, aventurarse lejos de la costa presenta problemas para las hembras que tradicionalmente construyen sus madrigueras y dan a luz en tierra.

‘Construir una madriguera sobre hielo a la deriva es mucho más difícil,’ decía Ovstyannikov. ‘Hay una mayor posibilidad de ser molestados por otros osos y sin embargo algunas hembras están construyendo sus madrigueras en el hielo a la deriva porque el hielo grueso no se formará hasta muy tarde en otoño y no podrán regresar a tierra. Tenemos pruebas de ello.’

Dentro de 20 – 25 años no habrá osos polares en su estado salvaje en ningún lugar, predice Ovsyannikov.

Sin embargo es erróneo pensar que su ‘exterminación’ es debida solo al calentamiento global, dice. Otro factor clave es que el aire y la temperatura del mar más calientes han obligado a los osos polares a pasar más tiempo en tierra donde ‘muchos han sido disparados y cazados furtivamente.’

Otras especies amenazadas son las focas, morsas, zorro ártico y la lechuza de las nieves, dice.

Los enormes buques cargueros que transitan hacia Asia usando el Pasaje del Noreste suponen otro peligro potencial. Cualquier derrame causará un enorme daño en todo el norte porque el combustible se disuelve lentamente en agua fría y es complicado llevar a cabo labores de limpieza si entra en contacto con hielo a la deriva o con hielo sujeto en tierra.

‘Es inevitable que el desarrollo económico seguirá adelante,’ dice Ovsyannikov. ‘Depende de nosotros tomar tantas precauciones como sean posibles porque un accidente marítimo en el Ártico sería un absoluto desastre para todo el ecosistema.’  Fuente

Check Also

Fuertes críticas por la muerte a balazos de un oso polar

El trágico desenlace ha provocado fuertes críticas, en especial por parte de Morten Jørgensen, autor …