Home / Noticias / Tiburones / Sea Shepherd arroja luz sobre la reciente prohibición al shark finning en Costa Rica

Sea Shepherd arroja luz sobre la reciente prohibición al shark finning en Costa Rica

La semana pasada el periódico Costa Rica Star anunció una prohibición al shark finning firmada por la presidenta Laura Chinchilla en presencia de Richard Branson cerca del Parque Nacional Manuel Antonio.

Extraído de la página web de seashepherd.org:

“Sea Shepherd no se lo cree. Se trata de una mera cortina de humo de la Presidenta Laura Chinchilla. Costa Rica simplemente está intentando hacer un control de daños por toda la atención centrada en el shark finning desde que emitió una orden de detención para el arresto del fundador y presidente el Capitán Paul Watson en mayo de este año.

¿Por qué creemos que la Presidenta Chinchilla no está siendo sincera?

La primera razón es que seguirá permitiendo que las aletas de los tiburones procedentes de Nicaragua sean enviadas a China a través de los puertos costarricenses. Por supuesto esto permite que las aletas de los tiburones capturados en aguas de Costa Rica sean pasadas de contrabando a través de envíos nicaragüenses. La pregunta que hay que plantearse es porqué las aletas de tiburón no se envían directamente desde los puertos nicaragüenses. La respuesta es que muchos costarricenses participan intensamente en este comercio de aletas de Nicaragua y que la industria del shark finning de ambos países está relacionada.

La segunda razón es que en 2011 fueron masacrados 400.000 tiburones en aguas costarricenses y que Costa Rica exportó cerca de 30 toneladas de aletas de tiburón. Esto significa que gente con buenos contactos está ganando mucho dinero y que esa clase de dinero compra influencia.

La tercera razón es que China ha estado invirtiendo mucho dinero en Costa Rica y China es el principal mercado para las aletas de tiburón. Los compradores chinos de aletas de tiburón han estado muy ocupados en Costa Rica durante los últimos años.

La cuarta razón es que en este preciso momento los pescadores furtivos merodean las aguas frente a la costa de Isla del Coco y que los guardaparques no disponen de los recursos para hacerles frente. La Guardia Costera lleva a cabo arrestos simbólicos pero en realidad hay una escasa aplicación de la ley.

La quinta razón es que Costa Rica sigue exigiendo la extradición del Capitán Paul Watson por desmantelar una operación de shark finning en 2002. La mafia del shark finning en Costa Rica quiere eliminar al Capitán Watson y el gobierno de Chinchilla se ha sumado a sus esfuerzos para entregar al Capitán Watson a Costa Rica.

La presidenta Chinchilla está intentando apaciguar a la industria del turismo creando la ilusión de que está endureciendo las sanciones contra la industria del shark finning. Las aletas de tiburón son un gran negocio en Costa Rica y una de las razones por las que esta “decisión” ha generado pocas protestas por parte de la industria pesquera de tiburón es que sabe que todo seguirá igual.

Si Costa Rica se tomara verdaderamente en serio salvar a los tiburones, el gobierno debería prohibir todos los envíos de Nicaragua, intensificando la aplicación de las leyes, demostrando esfuerzos serios de conservación en la Isla del Coco: hacer un recuento de los verdaderos arrestos e incautaciones y retirar los ridículos cargos contra el Capitán Paul Watson.

Los costarricenses quieren poner fin al shark finning. Chinchilla necesita entender que no está engañando a nadie con este anunciamiento. Puede que durante unas semanas logre engañar a algunos pero hay conservacionistas, guardaparques, miembros de la Guardia Costera, políticos y gente en Costa Rica que seguirán informando sobre la verdad.

Y la verdad es que Costa Rica sigue siendo uno de los países del mundo más destructivos de tiburones y sin duda la nación más destructiva de tiburones de Latinoamérica. 

Fuente

Check Also

Investigación revela los principales países en el consumo de carne de tiburón y rayas

La Red de Monitoreo del comercio de la vida silvestre (TRAFFIC) ha revelado que el 80 …