Home / Noticias / Medio Ambiente / Porqué reciclar no es la respuesta para luchar contra el problema de la contaminación por plástico

Porqué reciclar no es la respuesta para luchar contra el problema de la contaminación por plástico

Gran Bretaña ha revelado hoy sus planes para abordar la contaminación por plástico, que cita como uno de los mayores desafíos medioambientales. El gobierno ha abierto una consulta sobre una posible prohibición de los objetos de usar y tirar como las pajitas de plástico y los bastoncillos de algodón.

Pero, ¿cuál es la mejor manera de reducir la contaminación por plástico? El experto Carsten Wachholz, responsable de políticas para economía circular de la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB) da algunas respuestas.

La contaminación por plástico en el mar ya se considera uno de los mayores problemas medioambientales globales y sigue creciendo a un ritmo catastrófico.

Aunque su estimación es difícil, se calcula que en los océanos hay en torno a 150 millones de toneladas plásticos y que cada año van a parar otras 8 toneladas más – el equivalente a volcar en el mar un camión lleno de plásticos cada minuto de cada día durante un año.

Según un informe del Foro Mundial Económico, de seguir con la tendencia actual, en 2050 habrá más plástico que peces en el mar en términos de peso, un grave problema para la vida marina.

La organización Ocean Conservancy dice que el plástico ha sido hallado en más del 60 por ciento de todas las aves  y en el 100 por cien de todas las especies de tortugas marinas.

A principios de este mes apareció muerto un cachalote en una playa española con 29 kilos de plástico en su estómago. Los expertos dicen que el mamífero no pudo expulsar el plástico de su cuerpo, lo que le provocó la muerte.

Los propios tóxicos químicos usados para dar al plástico determinada textura o brillo también se están filtrando en el entorno, envenenando el agua subterránea y la cadena alimentaria.

El plástico tiene un bajo coste y es increíblemente versátil, lo que lo hace ideal para su uso en muchas aplicaciones. Sin embargo, estas cualidades han provocado que se convierta en un problema medioambiental. Hemos desarrollado un estilo de vida de objetos “desechables” y, según la organización Plastic Oceans, en torno a un 50 por ciento de los objetos plásticos se usan una sola vez durante unos minutos y luego se tiran.

Según se informa, estamos produciendo 300 millones de toneladas de plástico al año – el equivalente en peso de 46 Gran Pirámide de Guiza cada 12 meses. Más del 40 por ciento de ese plástico – envoltorios, bolsas de la compra, pajitas,… – se usa una sola vez y se tira – el equivalente en peso a 18 Gran Pirámides tiradas a la basura.

Durante los últimos 10 años hemos producido más plástico que durante todo el siglo pasado.

Según la organización, el embalaje supone el 40 por ciento del uso total del plástico. Cada año se usan unos 500.000 millones de bolsas de plástico – más de un millón por minuto, con un ciclo de vida en nuestras manos de apenas unos minutos.

Según Wachholz, el reciclaje no es la respuesta. Afirma que aunque el reciclaje es mejor que tirar el plástico, existen formas mejores de abordar el problema.

Sería mejor, dice, reducir la cantidad y tipo de plásticos distintos que usamos.

Dice que gran parte del proceso de reciclaje no separa los distintos tipos de plásticos, haciendo que el proceso sea todo menos eficiente. Por ejemplo, si tiras una botella de plástico en el contenedor amarillo, ésta se no acabará convirtiendo en otra botella o similar como mucha gente cree, sino que ésta se mezclará con otros plásticos, haciendo altamente improbable que salga otra botella.

“Necesitamos simplificar la variedad de plásticos disponibles en el mercado, de otro modo el reciclaje siempre acabará convirtiendo objetos plásticos desechados en otros objetos plásticos de inferior calidad que finalmente acabarán igualmente desechados.”

Wachholz dice que si el consumo se redujera sería económicamente viable estudiar procesos de recogida, criba y reciclado que se centran en plásticos individuales en lugar de agruparlos todos juntos.

Significaría que las botellas de agua se reciclarían en botellas de aguas, algo que tendría un impacto mucho mayor en la cantidad de plástico que producimos.

Check Also

El calentamiento y acidificación de los océanos podrían llegar a destruir los hábitats de arrecifes de coral para 2100

Según una nueva investigación presentada en la reunión Ocean Sciences 2020, el aumento de las …