Home / Noticias / Medio Ambiente / ¿Perdiendo a Nemo? Los efectos generalizados del blanqueamiento masivo en la Gran Barrera de Coral
Abundance of coral goby fish has dropped away markedly around Lizard Island. Credit: Carl C. Hansen (Smithsonian Institution)

¿Perdiendo a Nemo? Los efectos generalizados del blanqueamiento masivo en la Gran Barrera de Coral

El blanqueamiento de los arrecifes de coral del mundo durante los dos últimos años resulta ya obvio con las crudas imágenes de los corales perdiendo sus vibrantes colores por un blanco fantasmagórico.

Aunque hasta la mitad de los corales de la Gran Barrera de Coral murió durante las olas de calor de 2016 y 2017, los investigadores están justo empezando a evaluar los efectos para muchas de las especies que dependen de los corales como fuente de alimento y refugio.

“Se ha prestado mucha atención en los corales,” dice la Dra. Marian Wong, bióloga marina de la Universidad de Wollongong, en Nueva Gales del Sur, Australia. “La percepción de la gente es que los peces son los suficientemente móviles para irse a otro lugar.”

En realidad, el pez payaso – famoso por la película “Buscando a Nemo” – y otras especies tales como el gobio del coral amarillo “son terribles nadadores” que han evolucionado para estar en un pequeño lugar toda su vida,” dice.

La Dra. Wong forma parte de un equipo de investigadores que ha usado la estación de investigación del Museo Australiano de la Isla Lizard – declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su riqueza marina – para examinar la suerte que han corrido especies como las anémonas marinas y los peces desde los eventos de blanqueamiento masivo. Y allí donde hay datos disponibles, los primeros indicios no son para nada alentadores.

Alrededor de la Isla Lizard solía haber unas 13 especies de gobios del coral, un pez sociable que suele congregarse en grupos. “Ahora hay una abundancia muy, muy baja,” dice. “Es prácticamente una total extinción local de gobios.”

Anna Scott, investigadora de la Universidad Southern Cross, también en Nueva Gales del Sur, está estudiando las anémonas, un pólipo urticante que pasa la mayor parte del tiempo fijado a las rocas del fondo marino o en arrecifes de coral, a la espera de que algún pez pase lo bastante cerca para capturarlo con sus tentáculos venenosos.

Estas especies, parientes cercanas del coral, también establecen relaciones simbióticas con las algas. A cambio de proporcionar al alga un lugar seguro y una exposición a la luz solar, la anémona recibe oxígeno y azúcar de los productos derivados de la fotosíntesis del alga. Las anémonas también se blanquean cuando se ven sometidas al estrés térmico de las altas temperaturas, expulsando esta alga y perdiendo su color vibrante y gran parte de la energía que necesitan para vivir.

Las anémonas también tienen una relación simbiótica con el pez payaso, que está protegido por una capa mucosa que lo hace inmune al aguijón de la anémona. El pez payaso vive entre los tentáculos de la anémona, protegióndose de depredadores mientras que la anémona aprovecha los restos de comida del pez payaso.

Cuando las anémonas mueren, los peces anémona – incluido el pez payaso – pierden la protección que les proporcionan los tentáculos urticantes de las anémonas y se convierten en una presa fácil para otros peces.

Una visita el mes pasado a la isla Lizard reveló “los primeros indicios de recuperación” en las anémonas, dice la Dra. Scott. Dado que el área no había sido mapeada anteriormente, el trabajo reciente servirá como base de referencia para futuras comparaciones.

“Se ha producido un descenso en el número de anémonas debido al blanqueamiento, pero desconocemos la magnitud,” dice.

Aunque gran parte de los daños pueden parecer sutiles, otros resultan obvios incluso para el observador ocasional.

La visita reciente se caracterizó por la ausencia del precioso pez mariposa – que típicamente nada en pareja. “No vi ninguno,” dice Wong.

Si el coral, las anémonas y los peces que dependen de éstos regresan en un número semejante a su abundancia original, probablemente dependerá de “si tienen tiempo o no para recuperarse sin que ocurran estos eventos de calentamiento,” dice Wong.

“Pero los eventos de blanqueamiento seguirán ocurriendo si seguimos como si no pasara nada y quemando más combustibles fósiles.”

Check Also

El calentamiento y acidificación de los océanos podrían llegar a destruir los hábitats de arrecifes de coral para 2100

Según una nueva investigación presentada en la reunión Ocean Sciences 2020, el aumento de las …