Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Ottawa levanta la restricción del límite de velocidad impuesta para proteger a la ballena franca del Atlántico Norte

Ottawa levanta la restricción del límite de velocidad impuesta para proteger a la ballena franca del Atlántico Norte

El gobierno federal canadiense ha levantado la restricción del límite de velocidad obligatorio para grandes buques que atraviesan el golfo de San Lorenzo, al este de Canadá, diciendo que no han avistado recientemente ninguna ballena franca como para seguir manteniendo el límite destinado a protegerlas.

El Ministro de Transporte, Marc Garneau, también sostiene que es necesario para “asegurar que los barcos pueden mantener la maniobrabilidad en condiciones de invierno y para la seguridad de aquellos que operan en aguas canadienses.”

En agosto de 2017, Ottawa ordenó la restricción de velocidad para buques de 20 o más metros a un máximo de 10 nudos en la parte occidental del golfo de San Lorenzo tras las 12 muertes de ballena franca en el golfo.

2017 ha sido un año particularmente mortal para la ballena franca del Atlántico Norte, una población que ha quedado reducida a 450 individuos tras la muerte de 17 ballenas: 12 en Canadá y 5 en Estados Unidos debido a colisiones con barcos y enredos en artes de pesca.

Garneau dice que desde la introducción del límite de velocidad, el departamento de Transporte ha impuesto 13 sanciones por presunto incumplimiento.

“Nuestro gobierno tomó medidas enérgicas en respuesta a las muertes en el golfo de San Lorenzo,” decía Garneau en un comunicado. “Seguiremos supervisando la situación e impondremos de nuevo la restricción si las ballenas regresan de nuevo al área.”

El gobierno federal sigue trabajando con expertos científicos, industria, grupos medioambientales y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) para determinar un enfoque exhaustivo que asegure que estos mamíferos marinos están protegidos.

Expertos señalan que el problema de proteger a la ballena franca del Atlántico Norte se está viendo agravado por el hecho de que desde 2011 se han producido enormes cambios en sus hábitats.

Varias ballenas empezaron a aparecer en la Bahía de Fundy y frente a la costa sur de Nueva Escocia, así como un número sin precedentes de ejemplares en el golfo de San Lorenzo.

Rosalind Rolland, científica senior Centro Anderson Cabot del Acuario de Nueva Inglaterra, dice que el rápido calentamiento de las aguas en el golfo de Maine está afectando a la principal fuente de alimento de la especie – un copépodo muy pequeño muy sensible a la temperatura, obligándolo a desplazarse hacia el norte. Y las ballenas lo siguen, entrando en áreas a las que nunca habían estado en un número tan elevado.

Check Also

El cambio climático está contribuyendo a las muertes de ballena franca del Atlántico Norte

El aumento de las temperaturas del mar debido al cambio climático está suponiendo otro duro …