Home / Noticias / Oso Polar / Los osos polares de Manitoba podrían desaparecer en 30 años

Los osos polares de Manitoba podrían desaparecer en 30 años

La célebre población de oso polar de Manitoba del Norte desaparecerá en apenas unas décadas de resultar cierta la investigación llevada a cabo por dos de los máximos expertos en el mundo.

El biólogo Ian Stirling de la Universidad de Alberta y que ha estado estudiando los osos polares durante 37 años, pronostica que la subpoblación occidental de oso polar de la Bahía de Hudson estimada en 935 ejemplares descenderá durante los próximos 25 a 30 años hasta a un punto donde no haya suficientes osos con los que sostener una población reproductiva.

Según un análisis matemático publicado por el colega de Stirling, Andrew Derocher, dedicado también al estudio del oso polar desde hace 28 años, las estaciones con periodos sin hielo cada vez más largos en la Bahía de Hudson pronto alcanzarán un punto de inflexión donde entre el 20 y el 30% de los osos polares de Manitoba empezarán a desaparecer cada año.

El pronóstico significa que en una generación, la provincia, que se hace llamar así misma la capital del mundo del oso polar, ya no podrá contar con el animal icono del Ártico como especie residente.

‘La extinción local de la población de oso polar de Manitoba tendrá efectos devastadores para el negocio del ecoturismo en Churchill, Manitoba, así como en los esfuerzos de la provincia de representarse a sí misma como líder en la conservación.

‘Tristemente podemos decir con bastante seguridad que la población occidental de oso polar de la Bahía de Hudson no será viable dentro de 25 a 30 años,’ decía Stirling en una entrevista, refiriéndose al recuento periódico de osos polares, el descenso en el peso medio de los osos polares, el descenso en el peso y número de crías de oso polar y las estaciones con crecientes periodos sin hielo en la Bahía de Hudson.

A diferencia de los osos del Ártico, la población occidental de la Bahía de Hudson pasa su verano en tierra, en sus guaridas y por los alrededores del Parque Nacional de Wapusk al este de Churchill. Puesto que casi todas las calorías del oso polar proceden de las focas, que sólo pueden cazarse en el hielo del mar, periodos más prolongados sin hielo significa menos caza y menos masa corporal.

Los osos polares ingieren unas 43 focas anilladas al año, dice Stirling. Perder dos de estas comidas al año es suficiente para provocar un descenso en el peso del cuerpo del oso hasta un punto donde las hembras produzcan crías de peso insuficiente o no las tengan.

Una estimación preliminar de la población de oso polar de la Bahía de Hudson en 2009 sugirió que sólo hay 635 osos en Churchull, una cifra inquietantemente baja que los biólogos descartan por incorrecta. Sin embargo, un análisis llevado a cabo por Derocher y dos matemáticos sugiere que la población de oso polar de Manitoba descenderá rápidamente una vez el periodo sin hielo en la Bahía de Hudson llegue a un punto donde los osos dispongan de demasiado poco alimento como para producir camadas viables.

La idea de que los osos polares pueden hallar una fuente de alimento alternativa es absurda, señala Stirling, señalando que la especie ha evolucionado para sustentarse con focas. Añade que son falsas las reclamaciones de los Inuit de que el número de osos polares está aumentando dado que el animal simplemente acude a los pueblos humanos en un intento por hallar alimento.

La población de oso polar de la Bahía de Hudson descenderá incluso de no permitirse la caza y de reducir las emisiones de gas invernadero, señala Stirling. Sin embargo Robert Buchanan, presidente y CEO de la organización Polar Bears International advirtió que sería fatal abandonar al oso polar, al que describe como una ‘especie centinela’ que lleva la atención del mundo a la terrible situación de todo el ecosistema ártico.

Canadá, que cuenta con el 65% de la población estimada de oso polar en el mundo, entre 15.000 y 25.000 ejemplares, tiene el potencial para conducir el mundo en la lucha contra el cambio climático, dice. ‘Tenemos que proporcionar esperanza,’ dice. ‘Si Canadá no lo consigue, entonces el resto del mundo tampoco lo conseguirá.’

Manitoba declaró al oso polar especie amenazada en 2008. Derocher y otros biólogos piden que este año Canadá siga el ejemplo. (Fuente)

Check Also

Fuertes críticas por la muerte a balazos de un oso polar

El trágico desenlace ha provocado fuertes críticas, en especial por parte de Morten Jørgensen, autor …