Home / Noticias / Tiburones / Los humanos – los vecinos molestos de los tiburones de arrecife

Los humanos – los vecinos molestos de los tiburones de arrecife

La diversidad y abundancia de tiburones son más altas en arrecifes remotos, a una distancia de 25 horas de las principales ciudades, según ha revelado un estudio internacional conducido en el archipiélago de Nueva Caledonia.
Aunque históricamente no se pescan tiburones en este archipiélago del Pacífico Sur, estos animales han desaparecido prácticamente de arrecifes próximos a poblaciones humanas. Esto ilustra claramente que las Áreas Marinas Protegidas (MPA) localizadas en las proximidades de áreas habitadas ofrecen poca protección para estas especies emblemáticas. El estudio pide que los arrecifes de coral sean protegidos ya que solo un 1,5 por ciento de todo el planeta – incluido un tercio de éste hallado en el Parque Natural del Mar del Coral – es refugio para la megafauna marina en peligro de extinción. Los investigadores también destacan la necesidad de un aumento importante del tamaño de las reservas marinas para salvaguardar los hábitats de enormes animales móviles como los tiburones.

Publicado el 18 de octubre en la revista Journal of Applied Ecology, estas conclusiones son el resultado de una investigación conjunta entre el Instituto Nacional Francés de Desarrollo Sostenible (IRD), la Universidad de Nueva Caledonia, la Universidad de Montpellier, la Sociedad Zoológica de Londres y la Universidad de Australia Occidental

A pesar de estar entre los depredadores más poderosos del océanos, los tiburones son muy vulnerables y muchas especies se enfrentan a un importante riesgo de extinción. ¿Son capaces las reservas marinas de proteger a estos grandes depredadores móviles? ¿Son tan efectivas manteniendo sus poblaciones como los arrecifes en lugares remotos con apenas impacto humano? Para responder a estas preguntas, se llevó a cabo un estudio por medio de los programas PRISTINE y APEX en colaboración con la Total Foundation, la Pew Charitable Trusts y el gobierno de Nueva Caledonia.

¿Los objetivos? Medir el punto de partida de las poblaciones de tiburones usando vídeo con cebo – Baited Remote Underwater Video Systems (BRUVs)- en uno de los arrecifes coralinos más remotos del planeta; usar estos arrecifes como criterio para reavaluar la efectividad de las reservas marinas para estos animales estandarte.

“Desplegamos 385 de estas estaciones y realizamos 2.790 inmersiones para muestrear las comunidades de tiburones de arrecife en todo el archipiélago de Nueva Caledonia, ” explica el biólogo marino Laurent Vigliola.

Por primera vez se evaluaron los niveles de abundancia y número de especies (riqueza de especies) de los tiburones de arrecifes para un gradiente de densidad humana, que iba de arrecifes aislados y deshabitados a una densidad poblacional humana de 2.135 km2 cerca de la capital de Nouméa.

Los resultados revelan que en arrecifes no explotados cerca de humanos, a menos de una hora de Nouméa, la abundancia de tiburones descendía un 97 por ciento y su riqueza específica descendía un 94, en comparación a arrecifes remotos considerados como emplazamientos de referencia.

Un cotejo de la abundancia y nivel de biodiversidad de tiburones de 15 MPA reveló que la protección es limitada.

Las MPA prohibidas a la pesca de pequeña escala (menos de 30 km2) no tienen ningún efecto. Las MPA’s grandes prohibidas a la pesca (150 km2 como por ejemplo la reserva de Arboré), a la pueden acceder los humanos pero donde la pesca está terminantemente prohibida, solo tiene un efecto mínimo. Finalmente, las grandes MPA, cuyo acceso está prohibido, proporcionan beneficios observables para las poblaciones de tiburones, pero no alcanzan los niveles observados en los emplazamientos de referencia. Por tanto, en la reserva Yves Merlet (172 km2 creada hace 43 años), la abundancia de tiburones es un 20 por ciento más alta y la diversidad el doble de alta que en áreas protegidas cerca de Nouméa. Sin embargo, la abundancia de tiburones y la diversidad en esta reserva sigue siendo un 79 por ciento y un 45 más baja respectivamente que en arrecifes remotos.

A pesar del objetivo de lograr niveles altos de biomasa para muchas especies, las MPA con el tamaño y gestión actuales – por lo general más pequeñas de 30 km2 y a las que los humanos pueden acceder – ofrecen pocos beneficios a los tiburones. Y es algo preocupante porque estos animales son esenciales para mantener el equilibrio en los ecosistemas de arrecifes de coral. La cantidad de tiburones son sustancialmente más bajos en áreas cerca de humanos, incluso si no son objetivo directo de la pesca. Sin embargo, el estudio demuestra los beneficios cuantificables que pueden lograrse si las MPA son lo suficientemente grandes (más de 150 km2) y aisladas completamente de los humanos. Como resultado, es probable que solo las grandes MPA inaccesibles mantengan las poblaciones de tiburones de arrecife. Los investigadores también destacan la importancia de proteger arrecifes coralinos remotos, ya que son los últimos refugios para la megafauna marina en peligro de extinción.

Check Also

Investigación revela los principales países en el consumo de carne de tiburón y rayas

La Red de Monitoreo del comercio de la vida silvestre (TRAFFIC) ha revelado que el 80 …