Home / Noticias / Medio Ambiente / Los hábitos alimentarios del pez loro ayudan a los arrecifes de coral

Los hábitos alimentarios del pez loro ayudan a los arrecifes de coral

Investigadores de la Universidad de California en Santa Barbara han descubierto algo muy interesante sobre los hábitos alimentarios del pez loro en dos áreas a lo largo de los arrecifes de coral del atolón de Palmyra en Hawaii. Al igual que los humanos, los peces loro tienen preferencias alimentarias.

En el caso de los peces loro, los investigadores observaron que tienen lugares de alimento preferidos en un arrecife de coral. Lo que resulta interesante es lo qué hacen para lograr sus lugares preferidos de algas. Una vez un pez loro se ha comido las algas de uno de esos lugares preferidos, se desplaza a otro lugar preferido dejando que vuelva a crecer de nuevo el alga en ese lugar y así sucesivamente entre lugares.

Esto resulta en una especie de patrón rotativo en el comportamiento del pez loro. También revela su capacidad de “cultivar” el alga dejando que crezca hasta que puede “cosecharla” de nuevo. Es más, los investigadores han observado que el pez loro también es muy territorial cuando se trata de proteger sus lugares preferidos de alimento, defendiendo su territorio de otros peces loro mientras esperan que el alga vuelva a crecer.

Este comportamiento resulta beneficioso para los corales del área. Según los investigadores, las algas pueden ser perjudiciales e incluso mortales para los corales jóvenes. Dejando esos claros sin algas en los corales, el pez loro también deja espacio a las larvas de coral, permitiendo que éstas crezcan y prosperen.

“Los peces herbívoros son muy importantes para la ecología del arrecife de coral dada la constante batalla entre coral y alga,” explica Peter Carlson, autor principal del primer informe. “Lo que sea que pueda quitar algas de los corales se considera esencialmente un neto positivo para el crecimiento coralino.”

Los autores también escribieron un segundo estudio, resultado de observar el comportamiento del pez loro, para monitorizar sus patrones de movimiento a lo largo de los años. Hallaron que el pez loro viaja a diario casi un kilómetro de la costa para desovar en sincronización con los ciclos de las mareas. Es más, el equipo pudo confirmar, a partir del comportamiento observado del pez loro del primer informe, que los patrones de movimiento revelaban un hábito alimentario no aleatorio y muy selectivo.

Las poblaciones de peces loro se han visto enormemente diezmadas en los últimos años debido a la sobrepesca, a la vez que los arrecifes de coral en todo el mundo han sufrido blanqueamientos severos debido al calentamiento global. Sin duda, una manera de proteger los arrecifes de coral es protegiendo a los peces herbívoros que habitan en ellos.

Ambos artículos han sido publicado en la revista Marine Ecology Progress Series.

Check Also

El calentamiento y acidificación de los océanos podrían llegar a destruir los hábitats de arrecifes de coral para 2100

Según una nueva investigación presentada en la reunión Ocean Sciences 2020, el aumento de las …