Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Los delfines grises siguen muriendo en una playa de Brasil y nadie sabe por qué

Los delfines grises siguen muriendo en una playa de Brasil y nadie sabe por qué

Los científicos siguen perplejos por las decenas de delfines que están llegando muertos a una playa cerca de Río de Janeiro, en Brasil. Desde el pasado mes, ya han sido recuperados casi 100 cuerpos de la bahía Sepetiba y esta semana se han recuperado otros cinco, elevando la cifra a 102. 

Los cuerpos han estado apareciendo a un ritmo de entre 4 y 5 al día desde mediados de diciembre, y la cifra actual representa más del 10 por ciento de la población local, que se estima en unos 800 en la región.

Es una cifra preocupantemente elevada y los conservacionistas están tratando frenéticamente de determinar lo que hay detrás de las muertes. La piel, sangre y huesos de los delfines han sido examinados buscando trazas de virus o bacterias.

“Nunca habíamos experimentado nada igual”, dice el biólogo Leonardo Flach, del Instituto Boto Cinza. “Es una tragedia.”

“Un día encontramos delfines muertos que son machos y adultos y al día siguiente hembras y crías. Pero la mayoría están delgados y presentan lesiones profundas en la piel. Nunca habíamos visto nada parecido.”

Según Flach, si se descubre que la causa es una enfermedad relacionada con algún patógeno, podría morir entre el 70 y el 80 por ciento de la población local de delfín. Para una de las concentraciones más altas de delfines del mundo, eso sería devastador.

Bajo circunstancias normales, suelen aparece muertos en la playa cada mes en torno a 5 delfines: normalmente la sobrepesca, la contaminación o la caza ilegal son las causas. La bahía está rodeada de astilleros, puertos y edificios residenciales.

Ahora Flach y sus colegas quieren presionar a las autoridades para que reconozcan a estos delfines como una especie en peligro crítico de extinción y tomen medidas para salvarla.

Hasta el momento, este tipo de delfín está en la categoría de “datos insuficientes”, por lo que se necesita más información para evaluar adecuadamente el peligro que corre la especie.

Los resultados de las necropsias se esperan para finales de mes. Flach y sus colegas quieren que se crea un refugio marino en el área, lo que proporcionaría un entorno controlado en el que podría controlarse la propagación de la bacteria, dando a los conservacionistas la oportunidad de monitorizar a los delfines. Parte del problema es que estos mamíferos viven normalmente en grupos sociales muy unidos.

“Esperemos poder presionar más a las autoridades para que nos ayuden a salvar a los delfines,” decía Flach. “De otro modo, todo ocurrirá muy rápido.”

La especie es conocida en Brasil como boto-cinza (delfín gris).

**********************

¡Síguenos en Facebook para estar al corriente de lo que ocurre en nuestros océanos!

Check Also

El cambio climático está contribuyendo a las muertes de ballena franca del Atlántico Norte

El aumento de las temperaturas del mar debido al cambio climático está suponiendo otro duro …