Home / Noticias / Aves Marinas / Las fuertes precipitaciones y nevadas en la Antártida oriental podrían acabar con la población de pingüinos de Adelia
Credit: Yuesong Gao/Institute of Polar Environment

Las fuertes precipitaciones y nevadas en la Antártida oriental podrían acabar con la población de pingüinos de Adelia

El descubrimiento de cientos de pingüinos momificados en la Antártida no son ni una señal de una antigua enfermedad que azotó el continente helado ni los restos de una matanza de pingüinos por parte de un voraz depredador.

Según ha hallado un estudio, estos pingüinos murieron probablemente por culpa de las condiciones meteorológicas: dos eventos extremadamente lluviosos y de intensas nevadas que ocurrieron en los últimos 1000 años.

“Es muy probable que el calentamiento climático global provocara un régimen de precipitaciones y llevara a la tragedia,” dice el autor principal de la investigación Liguang Sun, profesor de Ciencias de la Tierra en el Instituto de Medio Ambiente Polar de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China.

En 2016, el equipo de investigación se encontró con los restos momificados de multitud de pingüinos, entre ellos muchos pollos, en la península de la Antártida Oriental.

Es muy común en la Antártida encontrar cuerpos sin vida de pingüinos de Adelia (Pygoscelis adeliae), incluidos plumas y huesos. “Pero no es nada frecuente encontrarse con tantos ejemplares momificados, en especial pollos de pingüino,” dice.

La datación por radiocarbono reveló que estos pingüinos fueron muriendo progresivamente en el transcurso de décadas y que las muertes ocurrieron en dos periodos distintos, hace entre 750 y 200 años. Tras estudiar los sedimentos depositados alrededor de los cuerpos momificados, entre los que se incluían heces y material para formar los nidos, los investigadores concluyeron que las muertes habían ocurrido debido a varios eventos climáticos extremos.

Además, los investigadores desenterraron pruebas que señalan que las inundaciones provocadas por las fuertes precipitaciones habían arrastrado los cuerpos así como los sedimento colina abajo.

Los pingüinos supervivientes abandonaron más tarde el área de cría, tal como revela la pequeña cantidad de sedimento depositada.

Saber a lo qué tuvieron que enfrentarse los pingüinos durante esos eventos climáticos extremos puede ayudar a los científicos a predecir lo que el futuro depara a estas aves.

“Se cree que la tendencia actual de calentamiento global continuará e incluso se agravará,” dice Sun.

A medida que la actividad humana siga calentando el planeta, la Antártida sufrirá más precipitaciones y nevadas, que probablemente aumenten la probabilidad de muertes masivas entre las poblaciones de pingüinos.

El pingüino de Adelia es nativos de la Antártida, donde actualmente hay unos 250 sitios de anidación. El ave está clasificada como especie de “menor preocupación” por la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza, que significa que actualmente no está amenazado ni en peligro de extinción, sin embargo eventos climáticos extremos pondría a la especie en peligro, advierten los investigadores.

Además de los registros históricos, la prueba actual revela que el aumento de las precipitaciones y las nevadas pueden ser letales para los pollos. Por ejemplo, durante la temporada de cría 2013-2014, “el 100 por cien de los pollos de unos 34.000 pingüinos reproductores murió durante tres eventos de incesantes precipitaciones y continuas nevadas,” escriben los autores en el informe.

Los pollos no suelen sobrevivir a las fuertes precipitaciones y nevadas porque aun no tienen un plumaje resistente al agua, lo que significa que mueren por hipotermia al mojarse. Es más, las nevadas masivas puede hacer difícil para los adultos encontrar guijarros o piedras con los que construir sus nidos, así como lugares sin nieve en los que poner sus huevos. La nieve puede ser peligrosa para la incubación de éstos porque cuando la nieve se derrite puede ahogar los huevos o hacer que los pollos pesen menos al nacer.

Para evitar estas mortandades masivas, “la humanidad necesita hacer más por ralentizar la tendencia de calentamiento global,” dice Sun.

El estudio fue publicado el 28 de agosto en la revista Geophysical Research.

Check Also

Los químicos tóxicos que se añaden al plástico amenazan la salud de las aves marinas

Nuestro consumo desmedido de plástico y la resultante generación de desechos han aumentado globalmente durante …