Home / Noticias / Medio Ambiente / Las especies marinas están desapareciendo más deprisa que las terrestres

Las especies marinas están desapareciendo más deprisa que las terrestres

Según un nuevo análisis de más de 400 especies de sangre fría, el aumento de la temperatura media global está dejando más vulnerables a la extinción a los animales marinos que a sus homólogos terrestres. Con menos formas para encontrar refugio de los estragos del calentamiento, las especies marinas están desapareciendo a un ritmo dos veces superior a las terrestres. Así lo señala una nueva investigación publicada en la revista Nature.

El estudio, conducido por investigadores de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, es el primero que compara las repercusiones del aumento de las temperaturas en los océanos y entornos terrestres para un abanico de especies silvestres de sangre fría, desde peces y moluscos a lagartos y libélulas.

Aunque estudios anteriores han sugerido que los animales de sangre caliente se adaptan mejor al cambio climático que aquellos de sangre fría, este estudio destaca el especial peligro para las criaturas marinas. A medida que los océanos siguen absorbiendo calor atrapado en la atmósfera debido a la contaminación por dióxido de carbono y provocando el calentamiento de sus aguas, los habitantes submarinos no tienen el lujo de encontrar refugio bajo un lugar sombreado o una madriguera.

“Los animales marinos viven en un entorno que, históricamente, no ha sufrido cambios de esta índole en la temperatura,” dice Malin Pinsky, ecólogo y biólogo evolutivo de la universidad y quien ha encabezado la investigación. “Es como si los animales marinos estuvieran conduciendo por una carretera estrecha de montaña con precipicios de temperatura a ambos lados.”

Los científicos calcularon “los márgenes de seguridad térmica” para 88 especies marinas y 218 especies terrestres, determinando cuánto calentamiento pueden tolerar y cuánta exposición tienen a estos umbrales de calor. Los márgenes de seguridad térmicos eran muy estrechos cerca del ecuador para las especies marinas y cerca de latitudes medias para las terrestres.

Para muchas, el calor ya es demasiado. El estudio halló que, como resultado del calentamiento, en los bordes calientes de los rangos había desaparecido de su territorio histórico más de la mitad de las especies marinas. La velocidad de estas extinciones locales es el doble que las observadas en tierra.

“Y es algo que ya está ocurriendo. No es ningún problema futuro abstracto,” dice.

Los margen de seguridad térmica para los animales marinos tropicales, tales como la damisela y el pez cardenal. se sitúan en una media de unos 10ºC. “Puede sonar a mucho,” dice Pinsky. “Pero la clave es que en realidad las poblaciones se extinguen mucho antes de experimentar 10ºC de calentamiento.”

Pinsly dice que un aumento de solo 1ºC o medio grado puede causar problemas para encontrar alimento, reproducirse así como otros efectos devastadores. Aunque algunas especies podrán migrar a nuevos territorios, otras, como los corales o las anémonas, por ejemplo, no podrán moverse y simplemente desaparecerán.

“Es un informe contundente porque contribuye a datos concretos que respaldan la hipótesis de hace tiempo de que los sistemas marinos son mucho más vulnerables al calentamiento climático,” dice Sarah Diamond, ecóloga y profesora asistente de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, Ohio, quien no ha participado en el informe. “Es importante porque los sistemas marinos suelen ignorarse.”

Pinsky destaca especies como el fletán del atlántico, la platija de invierno y la almeja de Islandia que ya han desaparecido de hábitats históricos.

Además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el cambio climático, Pinsky dice que detener la sobrepesca, reconstruir las poblaciones sobreexplotadas y limitar la destrucción del hábitat marino podría ayudar a abordar la pérdida de especies.

“La creación de redes de áreas marinas protegidas que actúen como paso intermedio cuando las especies se mueven a latitudes más altas podría ayudarlas a lidiar con el cambio climático en el futuro,” dice.

El estudio de Rudgers refleja la importancia de medir no solo los cambios en la temperatura sino también cómo afecta a los animales, dice Alex Gunderson, profesor asociado de ecología y biología evolutiva de la Universidad Tulane en Nueva Orleans y quien no ha participado en el estudio.

Y eso incluye a aquellas especies que viven en tierra.

“Los animales terrestres tienen un riesgo más bajo pero solo si pueden encontrar lugares sombreados para evitar la luz solar directa y esperar que pase el calor extremo,” dice Gunderson.

“Los resultados de este estudio son una llamada de alerta de que necesitamos proteger los bosques y otros entornos naturales como amortiguadores de la temperatura para la fauna silvestre en un mundo que se está calentando.”

Check Also

Océanos más calientes, clima impredecible y aumento del nivel del mar: Informe IPCC

Los niveles del mar aumentarán y más deprisa de lo previsto en el informe de …