Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La tortura y matanza de delfines continúa sin tregua en Taiji
Credit: DolphinProject.com

La tortura y matanza de delfines continúa sin tregua en Taiji

Los pescadores de Taiji siguen destruyendo a familias enteras de delfines que pasan por las aguas costeras de este pueblo. Solo esta semana la avaricia y la ignorancia han vuelto a ser el motor que ha impulsado las embarcaciones, cobrándose en pocos días las vidas de dos manadas de delfines listados (Stenella coeruleoalba), una manada de calderones grises (Grampus griseus) y otra manada de delfines mulares del indo-Pacífico (Tursiops aduncus). Hoy, 16 de enero, una familia formada por 22 delfines de cabeza de melón (Peponocephala electra) no conseguía esquivar las embarcaciones y era obligada a embarrancar en la costa. Era el fin de su existencia.

El equipo de voluntarios en el terreno de la organización sin ánimo de lucro Dolphin Project liderada por Ric O’Barry sigue documentando los horrores que han de soportar estos mamíferos, retransmitiendo en directo sus desgarradores vídeos por todas las redes sociales para concienciar al mundo sobre la verdad detrás de un espectáculo con delfines.

Es difícil explicar con palabras lo que han de ver a diario estos voluntarios durante los seis meses de batidas. El 12 de enero fueron testigos de como los pescadores masacraban a una manada de unos 35 delfines listados en una remota cala, con varios de sus miembros entrando en pánico y sufriendo horribles heridas mientras trataban de escapar. Los voluntarios pudieron grabar las graves heridas de uno de ellos precipitándose contra las escarpadas rocas intentando huir de su verdugo.

La matanza de delfines en el pueblo de Taiji está estrechamente relacionada con la captura de ejemplares para la venta a delfinarios y acuarios marinos de todo el mundo, que pueden llegar a pagar precios desorbitantes por cada uno. El resto de delfines es masacrado y su carne, contaminada de mercurio y otros metales, es puesta a la venta.

Es por ello que la gente que paga una entrada para acariciar a un delfín o verlo pasar a través de un aro en un parque marino en el lugar que sea del mundo está contribuyendo a generar más demanda, motivando más a los pescadores de Taiji a seguir destruyendo los océanos.

Bloodied striped dolphin panics after being driven into the Cove for slaughter, Taiji, Japan. Credit: DolphinProject.com

Las batidas de delfines en Taiji tienen lugar entre el 1 de septiembre y finales de febrero del año siguiente. La organización sin ánimo de lucro Dolphin Project es la única organización que cada año reúne a voluntarios de todo el mundo para que sean los ojos del mundo.

“Esta es exactamente la razón por la que necesitamos un equipo en el terreno las 24 horas durante los seis meses que dura la temporada. Este nivel de crueldad extrema pide a gritos ser expuesta. No podemos permitir que ocurra a espaldas del mundo, en especial de los japoneses” – Ric O’Barry, Fundador y Director de Dolphin Project.

Check Also

El fin de la moratoria de la pesca de piracatinga podría reanudar la caza de delfín rosaceo para usarlo como cebo

Grupos ambientalistas en Brasil temen que la supervivencia del mayor delfín de agua dulce, el …