Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La población de manatí antillano podría disminuir un 10 por ciento este año
Source: Wikipedia

La población de manatí antillano podría disminuir un 10 por ciento este año

Según cifras de la organización independiente Empleados Públicos por la Responsabilidad Ambiental (PEER), en los últimos ocho meses han muerto 540 manatís antillanos (Trichechus manatus manatus), excediendo las 538 muertes del año pasado. Y es probable que la cifra se eleve para antes de fin de año con la crisis de las floraciones tóxicas de algas que está teniendo lugar en el costa sudoeste de Florida.

Se sabe que la marea roja es la causa de la muerte de 97 manatís desde el 12 de agosto, según informa la Comisión para la Conservación de la Pesca y Fauna de Florida (FWS). Combinado con el frío invernal que se cobró la vida de 69 manatís, la población, estimada en unos 6.300 individuos, podría reducirse más del 10 por ciento.

Las 540 muertes reportadas es también la segunda cifra más alta en una década. El año más mortal se registró en 2013, cuando murieron 830. Un tercio de esas muertes estuvo también relacionado con una marea roja.

Según la organización Save the Manatee Club, otras amenazas a las que se enfrentan estos amables gigantes son las floraciones de algas azulverdosas a lo largo de la costa oeste de Florida así como las colisiones con embarcaciones, que se han cobrado la vida de 75 manatís.

“El manatí antillano no tiene ninguna defensa contra este desastre ecológico,” dice en una declaración el Director Ejecutivo de PEER, Jeff Ruch, señalando que las mareas rojas y las floraciones de algas azulverdosas están envenenando a los manatís y a su fuente de alimento, la hierba marina. “La constante disminución de la calidad del agua es una sentencia de muerte para la especie.”

La marea roja, causada por el organismo Karenia brevis, es un fenómeno natural, pero algunos acusan el cambio climático de la agravación de la crisis, así como las operaciones mineras y prácticas agrícolas que pueden provocar la entrada de un exceso de nutrientes a las aguas.

En un comunicado de prensa el lunes, PEER dijo que haber documentado un “precipitado descenso en la gestión de la contaminación de las aguas bajo el gobernador del estado Rick Scott, así como una cantidad enorme de fósforo y otros nutrientes descargados diariamente, legal o ilegalmente, a las aguas fluviales de Florida.

“La duración, intensidad, magnitud y toxicidad de la marea roja y los eventos de floraciones de algas en aguas dulces deberían ser una llamada de atención para Florida,” añade Ruch. “El gobernador Scott ha declarado el estado de emergencia para la marea roja, pero se debería examinar el papel que han desempeñado sus propias políticas ambientales en esta crisis.”

El año pasado, la FWS suprimió al manatí del Índico Occidental de la lista de especies en peligro y lo designó como amenazado. Los conservacionistas creen que esta nueva clasificación fue tomada precipitadamente.

“Creemos que es un golpe devastador para el manatí,” dice Patrick Rose, Director Ejecutivo de Save the Manatee Club. “Una reclasificación federal en este momento socavará gravemente las posibilidades de asegurar su supervivencia a largo plazo. Con la nueva administración federal amenazando con recortar las regulaciones un 75 por ciento, incluidas aquellas que protegen nuestra fauna silvestre y calidad del aire y agua, el movimiento solo puede verse como una maniobra política.”

La organización Save the Manatee Club dice que la FWS “no ha logrado considerar adecuadamente la información desde 2010, tiempo durante el cual los manatís han sufrido eventos de mortalidad sin precedentes relacionados con la contaminación del hábitat, la dependencia de fuente de agua cálida artificial y muertes sin precedentes debido a las colisiones con barcos.”

Check Also

El cambio climático está contribuyendo a las muertes de ballena franca del Atlántico Norte

El aumento de las temperaturas del mar debido al cambio climático está suponiendo otro duro …