Home / Noticias / Medio Ambiente / El vertido de decenas de toneladas de combustible en las islas Rennell amenazan este lugar de Patrimonio de la Humanidad
Source: Australian High Commission Solomon Islands

El vertido de decenas de toneladas de combustible en las islas Rennell amenazan este lugar de Patrimonio de la Humanidad

El carguero Solomon Trader, con unas 700 toneladas de combustible pesado y cargado de bauxita, encalló el 5 de febrero en la isla de Rennell al sur de las Islas Salomón durante el paso del ciclón Oma. Por el momento ya se han derramado 75 toneladas de combustible en esta joya ecológica Patrimonio de la Humanidad.

El carguero Solomon Trader, con pabellón de Hong Kong y operado por la compañía minera indonesia Bintan Solomon Islands, había estado cargando bauxita de una mina en la isla días antes de que el ciclón Oma lo hiciera encallar en un arrecife de coral. Desde entonces, no ha cesado el derrame de combustible a las aguas circundantes, amenazando con destruir por completo un santuario marino situado en la zona.

El desastre se está desencadenando cerca del tercio sur del archipiélago de las islas Salomón conocido como isla de Rennell Este considerada Patrimonio de la Humanidad desde 1998.

Bintan ha abdicado de cualquier responsabilidad legal afirmando que solo es la compañía fletadora y que por tanto no tiene ninguna responsabilidad. Es más, ha seguido operando en la bahía donde encalló el barco, removiendo el combustible y dificultando aun más las operaciones de limpieza.

En estos momentos están presentes equipos de limpieza enviados por los gobiernos de Nueva Zelanda y Australia. Informan que ya se han vertido 75 toneladas de combustible al mar y que 600 siguen todavía a bordo.

“La evidencia indica que hay pocas perspectivas de una acción inminente que implicaría extraer el combustible del carguero e impedir que siga escapando,” decía una fuente en las Islas Salomón.

Rennell Este comprende 86 km de longitud y 15 de ancho y se trata de un antiguo atolón que emergió como consecuencia de una serie de movimientos tectónicos. Después de la elevación de este atolón, Rennell se convirtió en el más más elevado del mundo. Es una de las paradas habituales de multitud de aves en sus migraciones. La UNESCO considera que este paraje constituye un laboratorio natural para las investigaciones científicas dada su riqueza innata. Algunas especies de su fauna y flora están incluidas en la lista roja de especies en peligro.

Check Also

Océanos más calientes, clima impredecible y aumento del nivel del mar: Informe IPCC

Los niveles del mar aumentarán y más deprisa de lo previsto en el informe de …