Home / Noticias / Mamíferos Marinos / El ruido de los barcos espanta a las marsopas
Photo: Wikipedia

El ruido de los barcos espanta a las marsopas

Un nuevo estudio revela que las marsopas huyen del lugar y dejan de alimentarse cuando se ven molestadas por el intenso ruido de los barcos.

Las marsopas se comunican entre ellas emitiendo sonidos. Por tanto, son muy sensibles al ruido, tal como el producido por un barco. Un nuevo estudio revela que las marsopas huyen del lugar y dejan de alimentarse cuando se ven molestadas, y los estrechos y ensenadas danesas son unas las más transitadas del mundo.

Un equipo internacional de científicos liderado por investigadores de la Universidad Aarhus, puso marcas electrónicas en el dorso de siete marsopas con el objetivo de tener una visión de cómo reaccionan cuando ven alteradas una de sus condiciones normales de vida debido al ruido de los barcos. Estos datos han sido publicados hoy en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Durante muchos años, el equipo de investigación liderado por el investigador sénior Jonas Teilman, del Departamento de Biociencia de la Universidad Aarhus, ha cooperado estrechamente con los pescadores daneses ya que a veces las marsopas caen de forma accidental en las redes.

Una llamada de teléfono rápida a los investigadores y su veloz respuesta asegura que el equipo puede estar en el lugar en cuestión de unas horas. La marsopa se saca de la red y se deja en el barco de pesca donde se determina su sexo, tamaño y salud antes de equiparla con un dispositivo de marcado electrónico mediante ventosas.

Las marcas electrónicas registran los sonidos de los animales y el ruido de los barcos y permiten a los investigadores saber cuándo se alimentan las marsopas y la profundidad a la que permanecen. Estos datos hacen posible, por primera vez, saber cómo el ruido de los barcos afecta al movimiento y forrajeo de la marsopa.

“Cuando el ruido del barco excede un determinado nivel, la marsopa deja de comer. A ruidos muy elevados, los animales se sumergen hasta el fondo y se mueven rápidamente a lo largo de éste, dejando de emitir sus característicos chasquidos del biosonar que usan para buscar alimento,” dice Jonas Teilman.

La marsopa es el cetáceo más pequeño de Dinamarca y los investigadores llevan tiempo preocupados sobre cómo sus condiciones de vida se ven influidas por la intensa actividad humana en el mar.

“Nuestras mediciones revelan que la marsopa responde al ruido intenso de los barcos. Sin embargo, es todavía muy pronto para decir qué significa esto para el bienestar de la marsopa, su producción de crías y, a largo plazo, su supervivencia,” dice el profesor Peter Teglberg Madsen, de la Universidad de Aarhus, uno de los investigadores.

Check Also

El cambio climático está contribuyendo a las muertes de ballena franca del Atlántico Norte

El aumento de las temperaturas del mar debido al cambio climático está suponiendo otro duro …