Home / Noticias / Tiburones / El marrajo común amenazado por la inacción
Photo: Wikipedia

El marrajo común amenazado por la inacción

Las poblaciones de tiburones oceánicos están disminuyendo como resultado de la elevada presión pesquera y la falta de cuotas internacionales. 

Durante décadas ha habido una falta de acción debido en parte a la falta de datos sobre la especie. Sin embargo, a pesar de las mejoras en la información y evaluaciones científicas más exactas de la población, los reguladores no se atienen al consejo científico, como queda demostrado con la inacción tras las recomendaciones formuladas en la reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) en noviembre de 2017.

El marrajo común (Isurus oxyrinchus) es uno de los tiburones más veloces, alcanzando velocidades de hasta 70 km/h. Sin embargo, es el segundo tiburón oceánico que más se captura en los palangres de alta mar y pesquerías con red, principalmente por sus codiciadas aletas.

Aunque enormemente subestimadas, las capturas reportadas en el Atlántico Norte exceden actualmente las 3.300 toneladas al año – unos 13.000 individuos.

Una evaluación de la población en 2017 confirmó que la población de marrajo común del Atlántico Norte está sobreexplotada y recomendó reducir la captura anual de marrajo común a 500 toneladas o menos para evitar más descensos de la población.

Las naciones miembros del ICCAT reunidas el noviembre pasado no se pusieron de acuerdo con la cuota para limitar las capturas. En su defecto, el ICCAT recomendó (pero no requirió) el compromiso de que los tiburones capturados vivos tenían que liberarse.

Estudios revelan que entre el 60 y el 80 por ciento de los marrajos comunes atrapados en los anzuelos de los palangres son subidos a bordo están vivos. En consecuencia, considerando las capturas solo de palangre para 2016 (3.446 toneladas), asumamos que los barcos se adhieren a las recomendaciones y que liberan de inmediato todos los tiburones vivos (el 80 por ciento de los 3.446 toneladas capturadas, o 2.517 toneladas liberadas). Es probable que cerca del 30 por ciento (755 toneladas) muera después de ser devuelto al mar. La captura retenida (el 20 por ciento de las 3.146 toneladas o 629 toneladas) sumadas a los tiburones que murieron tras ser liberados ascienden a un total de 1.400 toneladas al año, casi tres veces el límite máximo recomendado por el consejo científico.

Las medidas emprendidas por el ICCAT hasta la fecha no detendrán el descenso. Incluso si el total de capturas disminuyera a 500 toneladas, la probabilidad de que la población se recuperara en 2040 es solo de un 35 por ciento, y hasta de un 54 por ciento en el caso de la captura fuera cero. Por tanto, la recuperación será muy lenta incluso de acordarse una prohibición y, lo más importante, que ésta se cumpliera. Fuente

Check Also

Investigación revela los principales países en el consumo de carne de tiburón y rayas

La Red de Monitoreo del comercio de la vida silvestre (TRAFFIC) ha revelado que el 80 …