Home / Noticias / Tiburones / El depredador más temible del océano: No, no es el tiburón, es el homo sapiens

El depredador más temible del océano: No, no es el tiburón, es el homo sapiens

Peter Benchley, el creador de Tiburón, pasó sus últimos años luchando por salvar a los tiburones.

Le escuché hablar sobre la conservación de los tiburones en la Universidad de Miami, poco antes de que muriera en 2006. Se dio cuenta que los tiburones se habían convertido en la víctima y el hombre en su peor enemigo.

Los humanos matamos cerca de 100 millones de tiburones al año.

¿Cuántos humanos mueren al año por un ataque de tiburón?

Alrededor de diez.

Sin embargo, la verdadera diferencia es que la población humana y su capacidad para obtener recursos del mar están aumentando mientras que las poblaciones de tiburones están disminuyendo.

La historia se repite tanto en el mar como en tierra firme. El hombre, poco solidario, se lleva la gran parte.

Estudios sobre tiburones llevados a cabo en todo el mundo estiman que durante el siglo pasado las poblaciones de tiburones han disminuido en un 90%, es más, aquellos tiburones que logran sobrevivir son perseguidos incesantemente más que nunca.

Pero, ¿por qué preocuparse por este peligroso animal?

La respuesta es básicamente la misma que el porqué cuidar a los insectos, a las serpientes o a los osos. La gente puede verlos terroríficos e inoportunos, sin embargo su existencia está vinculada a todo aquello de lo que dependemos los humanos.

Los insectos polinizan nuestras cosechas y los animales son nuestra principal fuente de proteínas.

El simple ciclo de la vida es lo que hace valiosa a cada especie.

SHARKWATERLos tiburones son codiciados por sus aletas. La sopa de aleta de tiburón es un manjar en la cultura china y la demanda de aletas de tiburón se ha disparado con el auge adquisitivo de los países del este asiático.

Mira el documental de 2007 Sharkwater para saber sobre este mercado internacional y su pesca cruel. Los pescadores más despiadados amputarán las aletas de los tiburones vivos y luego arrojarán por la borda sus cuerpos aun con vida donde sucumbirán a una muerte lenta y dolorosa.

La práctica se conoce como shark finning. Los pescadores no quieren llevar a bordo el peso adicional del cuerpo, con apenas valor en comparación con el de sus aletas.

En Estados Unidos, el shark finning es ilegal al igual que en otros muchos países, sin embargo la práctica es prácticamente imposible de regular en aguas internacionales. Es necesaria una corrección desde el mercado.

A un tipo en Miami no le podría importar menos el destino de los tiburones. ‘Mark the shark’ opera un conocido chárter de pesca y afirma ser el pescador de tiburones más puntero del mundo. La pesca deportiva no es el principal enemigo de los tiburones, a diferencia de la pesca industrial, sin embargo matar tiburones por deporte da la impresión de que en el mar quedan muchos.

En la otra cara de la moneda están los conservacionistas de tiburones y en el sur de Florida viven muchos de los mejores del mundo.

El ‘abuelo’ de la conservación del tiburón es Sonny Gruber, natural de Miami Beach, quien fundó la Bimini Shark Lab.

Siguiendo sus pasos se encuentra el actual candidato a doctor en la Universidad de Miami y admirador del gran tiburón blanco, Neil Hammerschlag, quien lidera expediciones para ver tiburones en África para grupos de estudiantes del sur de Florida.

Entra en su página de internet neil4sharks.org y disfruta con sus fotografías.

El Registro Internacional de Ataques de Tiburón se encuentra en la Universidad de Florida.

Tiene publicada una de mis páginas de internet favoritas en la que se intenta dar respuesta a la pregunta que a todo bañista le pasa por la mente: ¿Cuánto tiempo pasará antes de que sea atacado o muerto por un tiburón?

La información nos cuenta que Florida encabeza los ataques de tiburón en el mundo. La buena noticia es que la amplia mayoría de ataques no son mortales y se concentran en el cuadrante noroeste del estado.

Florida Keys no ha sufrido ningún ataque mortal por tiburón desde 1952 y Miami-Dade desde 1961, aunque en 2001 se registrara una muerte en Broward.

Esas dos muertes implicaron a dos submarinistas, al igual como ocurrió el año pasado en las Bahamas, donde tienen lugar expediciones de submarinismo que atraen a los tiburones con carnaza. Alimentar a los tiburones está prohibido en Florida.

¿Cuál fue el número total de ataques de tiburón en Miami-Dade durante el siglo pasado?

Diez.

¿Muertes?

Una.

¿Cuál es el número de ataques en Florida por tiburón blanco, figurado en la película Tiburón?

Cero.

Más datos: la mayoría de ataques se producen a surfistas.

Los ataques por cocodrilo en Florida son menos frecuentes pero más mortales.

Cada año muere más gente por culpa de ataques de perros, sin embargo no son titular.

En pocas palabras, los tiburones no están ahí fuera para atacarnos aunque sí muerden.

Si muerden a un surfista, normalmente acaban escupiéndolo dado que prefieren más las tortugas y focas.

Por otro lado los humanos estamos ahí fuera para acabar con los tiburones, aunque es mucha la gente que sigue en la inopia sobre este exterminio.

En lugar de sumar ignorancia al temor, sé consciente de esta situación y estúdiala.

Descubrirás que los tiburones se merecen más que respeto, necesitan protección, al igual que el lobo, el oso polar o la tortuga marina.

Pon esta pegatina a tu colección: El humano ataca al tiburón. Salva al tiburón

Check Also

Investigación revela los principales países en el consumo de carne de tiburón y rayas

La Red de Monitoreo del comercio de la vida silvestre (TRAFFIC) ha revelado que el 80 …