Home / Noticias / Medio Ambiente / El calentamiento en el alto Ártico canadiense está acelerando el deshielo del permafrost
In this aerial image, thermokarst lakes are seen on June 21, 2017 in Alaska, United States.

El calentamiento en el alto Ártico canadiense está acelerando el deshielo del permafrost

Según un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters, el deshielo del permafrost en el alto Ártico canadiense debido al cambio climático está provocando depresiones por toda la región. Los investigadores hallaron que algunas de estas cavidades ya han excedido la profundidad que preveían para 2090.

El permafrost es la capa de suelo – mezcla de suelo, roca o sedimento – que lleva congelada al menos dos años. Constituye el 24 por ciento del suelo del hemisferio norte (áreas circumpolares como Canadá, Alaska o Siberia) y tiene enormes cantidades de dióxido de carbono (CO2) y otros gases acumulados a lo largo de cientos de años.

En la bahía Mould, en la isla del Príncipe Patrick, el nivel de deshielo era un 240 por ciento más elevado que el normal histórico.

Entre 2003 y 2016, los científicos hallaron que de promedio se había producido entre un 150 y 240 por ciento más deshielo del permafrost en el alto Ártico canadiense que en el periodo entre 1979 y 2000. Los científicos creen que una serie de veranos anormalmente calurosos han afectado al permafrost, indicando que apenas hay suelo o vegetación que amortigüe el permafrost de los cambios en la temperatura.

Entre 2004 y 2015, los científicos observaron termokarst en tres lugares a lo largo de una franja de 700 kilómetros. El termokarst es un término para un tipo de superficie terrestre que se da cuando el permafrost se derrite y se vuelve inestable, creando pequeñas fosas o valles a medida que el suelo se va volviendo irregular.

Un estudio publicado el pasado mayo halló que el permafrost ártico se está fundiendo tan rápido que no solo está alterando el paisaje, sino que también está destruyendo el equipo científico y agravando el cambio climático.

El deshielo del permafrost libera dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera, como el metano (unas 33 veces más potente que el CO2) o el óxido nitroso (casi 300 veces más potente). Dado que el permafrost ártico se está fundiendo más rápido que nunca, podrían liberarse cantidades más altas de estos gases de efecto invernadero, provocando una aceleración del calentamiento del planeta.

Según estimaciones del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve de Estados Unidos, de fundirse parte importante del permafrost podrían liberarse cerca de 190.000 toneladas de carbono a la atmósfera, casi la mitad de todo el carbono liberado desde la era industrial. Sus efectos en el calentamiento de la atmósfera serían irreversibles.

Check Also

Océanos más calientes, clima impredecible y aumento del nivel del mar: Informe IPCC

Los niveles del mar aumentarán y más deprisa de lo previsto en el informe de …