Home / Noticias / Medio Ambiente / Una plaga submarina está provocando la extinción de una especie marina clave
Credits: NEIL MCDANIEL

Una plaga submarina está provocando la extinción de una especie marina clave

Un “apocalipsis submarino zombie”. Así es como Joe Gaydos, de la Universidad de California en Davis describe “el síndrome debilitante de la estrella de mar”, una plaga que ha esquilmado más de 20 especies de estrellas de mar desde México a Alaska desde 2013. Ahora, un nuevo estudio conducido por Gaydos y sus colegas trae más malas noticias: la enfermedad ha azotado más que a ninguna otra a la estrella girasol (Pycnopodia helianthoides) – un depredador clave en los bosques de quelpos, donde se alimenta de erizos y otras estrellas de mar.

Esta especie una vez común ha desaparecido de gran parte de su rango, expandiendo los efectos de su ausencia en todo el ecosistema. El equipo también halló una preocupante asociación entre las temperaturas del océano más cálidas y la gravedad del brote, sugiriendo que el cambio climático podría agravar futuras epidemias marinas.

“Es estremecedor,” dice el ecólogo marino Mark Carr de la Universidad de California, en Santa Cruz, que no ha participado en el estudio. “No es solo la disminución de una población, sino prácticamente la pérdida de una especie clave a lo largo de miles de millas. Nunca habíamos visto algo así.”

En cuestión de días, la estrella empieza a perder sus miembros y a reblandecerse hasta convertirse en una pasta viscosa y blanquecina hasta desintegrarse totalmente.

Los científicos aun no han identificado el patógeno responsable de la enfermedad. Algunos estudios sugieren que se trata de un virus pero no saben cuál. Mortandades masivas similares han ocurrido en la costa oeste en décadas anteriores, pero ninguna ha sido tan mortal en una área tan grande.

De las 20 especies afectadas por el brote, las pruebas de laboratorio han revelado que la estrella girasol se encuentra entre las más vulnerables.

Como uno de los máximos depredadores, estas superestrellas ayudan a mantener el equilibrio en el ecosistema de los bosques de quelpos. De no ser así, el aumento de la población de erizos de mar puede devastar los bosques, dejando tras de sí un paisaje marino yermo.

El equinodermo solía ser una imagen común, pero desde su desaparición y el posterior crecimiento de la población de erizos, el norte de California ha perdido más del 90 por ciento de sus bosques de quelpos, según el Departamento de Vida Marina y Vida Silvestre de California.

La pérdida de estos bosques ha dejado sin alimento y refugio a otras especies que dependen de estos hábitats para sobrevivir. En diciembre de 2018, California extendió la prohibición de la pesca recreativa del abulón rojo (Haliotis rufescens) tras varios estudios que mostraron que el molusco, que se alimenta de quelpo, estaba muriendo de hambre de forma masiva. Las repercusiones en las especies de peces son más difíciles de cuantificar, pero Carr dice que estos bosques son de vital importancia, no solo como fuente de alimento sino como hábitat, en especial para peces alevines donde buscan refugio de depredadores.

Para estimar las consecuencias de la enfermedad en la estrella girasol, el ecólogo marino Drew Harvell, colega de Gaydos de la Universidad de Cornell, y otros miembros del equipo analizaron el recuento de la estrella de mar en casi 11.000 inmersiones en lugares de aguas someras y cerca de 9.000 en aguas más profundas. Estos conjuntos de datos abarcan casi una década anterior al colapso de las estrellas de mar y más de 3.000 kilómetros de litoral. Los sondeos en aguas someras y aguas más profundas revelaron poblaciones estables seguidas por un acusado descenso del 60 por ciento de la población a un 100 por cien en algunas áreas tras el brote en 2013.

El estudio ha sido publicado en la revista Science Advances.

El brote de la enfermedad también coincidió con el periodo de 3 años más cálido registrado en aguas costeras de California – 2014, 2015 y 2016, según la experta en clima Nate Mantua en Santa Cruz, quien no ha participado en estudio. Para ver si había alguna relación entre la temperatura del agua y la enfermedad, los autores del estudio compararon las temperaturas de la superficie del mar de las veces y lugares de cada sondeo con el descenso de la población de la estrella. Sus análisis hallaron que las veces y lugares de las mayores mortandades coincidían con la presencia de agua anormalmente cálida.

Mantua es la autora de un informe de 2018 publicado en Bulletin of the American Meteorological Society que revela que el cambio climático jugó un papel importante en el calentamiento de las aguas costeras de California entre 2014 y 2016. Las previsiones climáticas indican que estas temperaturas serán comunes en 2050, dice.

“Muchos de estos brotes son sensibles al calor. En el laboratorio, las estrellas enferman más pronto y mueren más rápido en aguas más cálidas,” dice Harvey. “Un océano más caliente podría aumentar el impacto de enfermedades infecciosas como esta.”

Es improbable que el descenso de los boqueas de quelpos del norte de California se recupere a menos que los erizos de mar sucumban a alguna enfermedad o se restaure su depredador natural. Harvell cree que la estrella girasol en peligro debería ser incluida en la Lista de Especies en Peligro de Estados Unidos y que es necesario un plan de recuperación.

“Estoy más preocupado de lo que estaba antes de leer este estudio,” dice Steve Lonhart, especialista en quelpos de la NOAA quien no ha participado en el estudio. “Podríamos estar viendo la extinción de lo que hace tan solo 5 años era una una especie muy común.”

Check Also

Acabar con la sobrepesca es una oportunidad para combatir la crisis climática

Según un informe publicado hoy, acabar con la sobrepesca no sólo aseguraría la supervivencia de …