Home / Noticias / Medio Ambiente / Por fin, un mapa solo de océanos
Photo: thecartographe.net

Por fin, un mapa solo de océanos

Puede que el Proyecto Spilhaus tenga más de 75 años, pero nunca ha sido más relevante que en los tiempos que corren.

Athelstan Spilhaus diseñó un termómetro para luchar contra los nazis y un globo meteorológico que fue confundido con un OVNI en Roswell, Estados Unidos.

Pero casi seguro que no habías oído hablar de él antes. Ni este mapa, relacionado con un invento bélico para luchar contra las naves submarinas nazis ni sus otras creaciones han llegado al gran público.

En 1942 Spilhaus trazó un fascinante mapa mundial con una perspectiva única, donde se muestran los océanos del mundo como una sola masa de agua. Ante tus ojos, un inmenso mar interior (más del 70 por ciento de la superficie de la Tierra). No olvidemos que el océano genera entre el 50 y el 80 por ciento de los servicios de ecosistema que nos permiten vivir, empezando por la producción de gran parte del oxígeno que respiramos. Por lo que este mapa es muy simbólico de la importancia de los océanos.

El Proyecto Spilhaus podría ser lo que los océanos necesitan para recibir la merecida atención a sus problemas.

Nacido en Ciudad del Cabo en 1911, Spilhaus estudió y trabajó tanto en su Sudáfrica natal como en Estados Unidos, donde se estableció más tarde. En 1937, fue nombrado profesor asistente de la Universidad de Nueva York, donde creó el departamento de meteorología y oceanografía.

Spilhaus no solo fue un destacado meteorólogo y oceanógrafo, también fue un prolífico inventor.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Spilhaus desarrolló el batitermógrafo, un dispositivo para medir la temperatura del agua a gran profundidad, facilitando la detección de submarinos alemanes.

En 1948, se trasladó al Instituto de Tecnología de Minnesota en Mineápolis.

Tal vez inspirado por el enorme contraste entre los duros inviernos locales y el clima mediterráneo de Ciudad del Cabo, Spilhaus diseñó una colección interconectada de pasarelas peatonales cerradas conectando varios edificios en 80 manzanas a lo largo de 11 millas del centro de Mineápolis, lo que permitió a la gente caminar en la comodidad controlada por el clima durante todo el año. Es el llamado sistema Skyway de Mineápolis.

Tras su trabajo en el termómetro submarino, Spilhaus ayudó a desarrollar un sistema parecido de globo meteorológico para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (Proyecto Mogul) para recabar información sobre las pruebas atómicas de la Unión Soviética.

Cuando uno de estos globos colisionó en Roswell, en Nuevo México, en 1947, los restos fueron retirados tan deprisa y en el más riguroso secreto que los rumores empezaron a correr como la pólvora. Hay quienes siguen afirmando hoy en día que el aparato que chocó era una nave extraterrestre, el OVNI de Roswell.

Hombre de muchos talentos, Spilhaus fabricó unas 3.000 variedades de juguetes para niños y durante 15 años fue el autor de la tira cómica semanal basada en la ciencia llamada Our New Age.

En 1954, Spilhaus se convirtió en el primer representante de América en el Consejo Ejecutivo de la UNESCO.

Unos años después, el presidente Kennedy lo nombró para que dirigiera la Feria Mundial de Seattle de 1962. “La única ciencia que he aprendido fue la de tus tiras cómicas,” le dijo una vez.

Spilhaus también propuso la creación del Instituto Sea Grant – una red de institutos de enseñanza superior centrada en la explotación y conservación de áreas marinas y que nos trae de vuelta al mar y a este mapa.

El proyecto Spilhaus – una combinación de los proyectos Hammer y Spielmann – sitúa los polos del mapa en América del Sur y China, quitando los continentes para mostrar las aguas internacionales como un todo conectado. La tierra-mar está perforada por la Antártida y Australia y flanqueada por otras masas terrestres.

Dos pequeños triángulos – uno arriba en el mapa y el otro en el lado inferior derecho – marcan el mismo lugar: el estrecho de Bering, como recordatorio de que, en realidad, lo que estamos viendo no es un enorme mar interior sino una enorme masa de agua que rodea el planeta entero.

thecartographe.net

En la mayoría de los mapas, los océanos son tan enormes que son fáciles de ignorar. En lugar de usarlos meramente como “ruido ambiental”, este mapa se centra en la masa acuosa de nuestro planeta. No solo es un punto de vista distinto y nuevo, sino que podría decirse que es un punto de vista desesperadamente necesario.

Pero esta gran masa de agua vital corre un peligro mortal: la sobrepesca, la acidificación, la contaminación por plástico y el cambio climático.

Las zonas muertas – con cero niveles de oxígeno y sin vida marina – se han cuadriplicado desde la década de 1959. Las zonas con niveles bajos de oxígeno se han multiplicado por diez. Y esta tendencia se está agravando con el cambio climático (aguas más cálidas retienen menos oxígeno) y, en zonas costeras, los fertilizantes y escorrentías procedentes de tierra.

Tal vez este mapa pueda hacer lo que Earthrise (“Salida de la Tierra“) hizo para el planeta entero: la fotografía tomada desde la órbita lunar por el astronauta William Anders el 24 de diciembre de 1968 desde el Apolo 8 y que en 2003 la revista Life catalogó como entre las “100 fotografías que cambiaron el mundo” porque visualiza claramente la fragilidad del planeta Tierra. Los océanos necesitan una unificación gráfica igualmente poderosa. Aunque tenga más de 80 años, el mapa de Spilhaus nos recuerda que salvar el planeta es inútil si no salvamos primero los mares.

 

Check Also

Destruidos 400 acres de humedales críticos en Bombay como parte de la construcción en curso de un aeropuerto

El humedal de Dastan Phata, a unos 55 km de Bombay (Mumbai), solía atraer a …