Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Otra orca residente del sur muestra indicios de estar enferma
Credits: NOAA/SWFSC and SR3

Otra orca residente del sur muestra indicios de estar enferma

Nuevas fotografías están suscitando preocupación por otro miembro posiblemente enfermo de la población de orcas residentes del sur en peligro de extinción. 

Investigadores del Centro de Ciencias de la Pesca del Sudoeste de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) dicen que las imágenes captadas por drone muestran al macho K25 de 27 años mucho más delgado y en peor condición física en comparación a hace dos años y que probablemente los problemas para K25 empezaron con la pérdida de su madre, K13, en 2017, ya que las matriarcas ayudan a sus hijos a cazar presas y compartirlas.

Los machos dependen de la ayuda de sus madres y de otros miembros de la manada para reunir sus enormes demandas energéticas. El seguimiento demográfico a largo plazo ha revelado que el riesgo de mortalidad en los machos aumenta con la muerte de sus madres, que destacaría la vulnerabilidad de K25.

Lynn Barre, de la NOAA, decía: “Puede que esté teniendo problemas para conseguir alimento suficiente tras la muerte de su madre.”

John Durban, biólogo de la NOAA, dice que observó como la orca iba rezagada del resto de la manada, que nadaba de modo letárgico y que no salía a la superficie con mucha energía, aunque añade que por el momento sigue comiendo. “Solo espero que sea suficiente cantidad.”

La buena noticia es que en estos momentos tres hembras de las tres manadas (J, K y L) de la región están en estado de gestación.

Las autoridades no quieren que éstas tengan que enfrentarse a la misma suerte que corrió J35, que llevó con ella a su cría muerta durante semanas en señal de duelo.

Las orcas residentes del sur ya han sufrido tres muertes en lo que va de año y la población actual es de tan solo 74 individuos tras la muerte de J50 hace unas semanas. La tasa de fracasos reproductivos es muy alta.

Las orcas necesitan ingerir cada día casi 30 salmones y las madres gestantes necesitan comer incluso más. Alimentarse de muchas presas más pequeñas supone gastar mucha energía.

De los múltiples problemas que están llevando a este grupo de orcas únicas a la extinción, la falta de alimento es la mayor amenaza para su supervivencia. Necesitan toda la ayuda posible para conseguir tanto chinook como puedan. Es por este motivo que los investigadores piden a los dueños de embarcaciones que les den espacio incluso más allá de las 200 yardas mínimas que obligan las regulaciones federales para no alterar su comportamiento de forrajeo en un momento tan crítico para ellas.

Otra amenaza es la endogamia, que también podría estar debilitando a la población. Entre las décadas de 1970 y 1980, parques temáticos como Sea World capturaron 45 orcas de esta región (las infames capturas de Penn Cove) para exhibirlas como atracción en sus instalaciones. Estas fatídicas capturas probablemente redujeron la reserva genética de las manadas. De las 45 orcas capturadas solo vive Lolita (llamada también Tokitae), que sigue languideciendo en el Miami SeaAquarium tras 48 años de terrible cautiverio. Al menos 13 de sus familiares murieron durante esos brutales procesos de captura. Se cree que la madre de Lolita es L25, que se sospecha nació en 1930 y que sigue viviendo en las aguas de Puget Sound donde fue capturada su hija.

En las últimas tres décadas solo dos machos han engendrado la mitad de las crías y solo un tercio de las hembras está alumbrando – una vez cada década en lugar de cada cinco años. Es algo que preocupa mucho a los científicos ya que las hembras están envejeciendo y no serán reemplazadas.

Las orcas residentes del sur están incluidas en la ley de especies amenazadas de los EE.UU.

Check Also

Los cazadores de Taiji acaban cruelmente con la vida de una familia de calderones grises migratorios

A pocas horas de salir del puerto, los cazadores conducían a la mortal cala de …