Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Namibia se prepara para matar a decenas de miles de lobos marinos de El Cabo

Namibia se prepara para matar a decenas de miles de lobos marinos de El Cabo

Las focas de Groenlandia no son los únicos pinípedos que sufren matanzas masivas. Cada año, entre julio y noviembre, decenas de miles de crías de lobo marino (Arctocephalus Pusillus Pusillus) son apaleadas hasta la muerte en Namibia.

La matanza de lobos marinos de El Cabo en Namibia se lleva a cabo entre julio y noviembre y tiene lugar en las supuestas “reservas de lobo marino de El Cabo” del país – colonias situadas en la playa donde nacen las crías y donde éstas son cuidadas por sus madres durante su primer año de vida. Son todavía lactantes cuando, tras obligarlas a separarse de sus madres, son acorraladas en un área de la reserva, donde son apaleadas y apuñaladas hasta la muerte.

Estas matanzas se llevan a cabo diariamente durante cuatro meses y medio, por lo que la colonia se ve sometida a un fuerte estrés diario durante ese tiempo. Después de cada matanza diaria, operadores de limpieza limpian la playa de los rastros de sangre y la reserva se abre a los turistas.

Tanto en la matanza de focas en Canadá como en la de lobos marinos de El Cabo en Namibia, se mata a las crías por su piel y grasa. En el caso de Namibia, también se mata a los machos por sus genitales (considerados afrodisíacos en algunos lugares de Asia).

El lobo marino vive en el sudoeste de África, a lo largo de las costas de Sudáfrica y Namibia, creando colonias en afloramientos rocosos y playas.

El gobierno de Namibia autoriza la matanza de hasta 80.000 crías de lobo marino y de hasta 6.000 machos adultos. Algunos años, el gobierno ha permitido la matanza de hasta 85.000 – cerca del 60 por ciento de las crías que nacen en estas colonias.

Estas matanzas anuales ocurren en tres de las mayores colonias de cría a lo largo de la costa de Namibia: Atlas Bay, Wolf Bay y Cape Cross.

La matanza de lobos marinos en Namibia es abominable por una infinidad de razones, incluido el método empleado para matarlos y sus repercusiones en toda la colonia.

Las colonias están abarratodas, con crías lactantes, crías destetadas, crías jóvenes, madres y padres.

Estos lobos marinos, incluidas las crías, son ágiles en tierra. En realidad, pueden llegar a correr casi tan rápido como sus cazadores.

Trabajadores temporeros, sin formación ni experiencia, alejan a las crías de sus madres y las acorralan en una área de la playa. Solo esto es suficiente para provocar el pánico en la colonia.

Una vez un grupo de crías está bajo control, dejan que éstas intenten escapar al mar mientras apalean sus cabezas intentando aturdirlas.

A menudo, en esta escena de pánico, con las crías gimiendo de dolor y tratando de huir aterradas, los trabajadores no logran golpear en la cabeza de las crías con la fuerza suficiente para aturdirlas, por lo que han de golpearlas repetidas veces. Una vez dejadas sin sentido, los cazadores las apuñalan en el corazón, en presencia del resto de crías y cerca del resto de la colonia. A veces no están del todo inconscientes o recobran el conocimiento mientras son apuñaladas. Se han documentado casos de crías vomitando la leche de sus madres.

Y este horror tiene lugar cada mañana durante cuatro meses y medio.

El lobo marino de El Cabo figura en el Apéndice II de la CITES. Tiene un índice de mortalidad natural de en torno al 30 por ciento y se enfrenta a amenazas tales como la pérdida de hábitat, enredos y ahogamiento en las artes de pesca, la contaminación marina, enfermedades, el calentamiento global y la continuada caza en sus lugares de cría.

La caza de lobos marinos de El Cabo en Namibia está considerada una de las mayores matanzas de mamíferos marinos del mundo.

Más información a través de las organizaciones Seals of Nam y Harpseals.org

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …