Home / Noticias / Tiburones / Los tiburones pelágicos, sin un lugar seguro en el que refugiarse de los palangres
Credit: Marine Biological Association Laboratory in Plymouth

Los tiburones pelágicos, sin un lugar seguro en el que refugiarse de los palangres

Los tiburones pelágicos se ven obligados a compartir una enorme parte de sus hábitats con las operaciones pesqueras, quedando expuestos a la captura accidental o deliberada.

Los palangreros invaden cada mes casi un cuarto de su área, siendo este solapamiento incluso mayor en algunas regiones. La pesca con palangre usa sedales que pueden alcanzar los 100 kilómetros y de los que cuelgan cientos de anzuelos cebados. Este método es responsable de gran parte de la captura de tiburones pelágicos.

Los tiburones pelágicos viven en aguas abiertas y muchas de estas especies migran largas distancias cada año. Para monitorizar su movimiento, David Sims, biólogo marino de la Asociación de Biología Marina en Plymouth y profesor de ecología del Centro Nacional de Oceanografía de la Universidad de Southampton, y sus colaboradores adhirieron transmisores por satélite a 1.700 tiburones pelágicos de 23 especies distintas entre 2002 y 2017 en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico.

Los científicos combinaron estos datos con los movimientos de los palangreros usando datos del Sistema de Identificación Automática (AIS).

“Decenas de millones de estos tiburones son capturados por las flotas pesqueras industriales en aguas internacionales – áreas donde apenas hay algún tipo de gestión y donde algunas poblaciones han sufrido dramáticos descensos,” dice Sims.

Los pesqueros pueden capturar tiburones de manera accidental dado que los palangres pueden extenderse varias millas y desde los que cuelgan más de 1.000 anzuelos cebados.

En las últimas décadas, los tiburones se han convertido en el objetivo de las flotas debido al elevado valor de sus aletas en el mercado asiático para la elaboración de la sopa de aleta de tiburón. Este mercado mundial de aletas de tiburón es un factor importante de la disminución no sólo de los tiburones, sino también de varias rayas que tienen aletas muy valoradas, como las del pez guitarra. Los tiburones, las rayas y las quimeras son atractivos también por su carne. Entre otros productos derivados de estas especies se incluyen un tónico chino elaborado con las branquias de la manta y la raya diablo y productos farmacéuticos elaborados a partir del hígado de los tiburones de aguas profundas.

Se sabe que los tiburones son viajeros increíbles, llevando a cabo travesías épicas por los océanos. Pero los investigadores no tenían claro sus lugares preferidos, donde podrían verse más expuestos a la presión pesquera.

“En los últimos tres años hemos creado un equipo internacional formado por unos 150 científicos expertos en tiburones que han colaborado para recopilar sus datos en una enorme base de datos,” explica.

En ella se guardan los datos por satélite de grandes especies como el tiburón blanco, el tiburón ballena y el marrajo.

Lo que descubrieron es que, por lo general, estas especies prefieren nadar a lo largo de límites de distintos tipos de masas de agua – como un lugar en el Atlántico Norte donde las aguas cálidas de la corriente del golfo convergen con las aguas más frías de la corriente de Labrador.

En general, en torno al 24 por ciento del espacio usado por los tiburones en un mes promedio se solapaba con las pesquerías de palangre.

“Y si examinamos aquellas especies que corren más peligro, vemos que los valores de solapamiento son mucho mayores,” dice.

El marrajo sardinero (Lamna nasus), clasificado globalmente como especie “Vulnerable” y en “Peligro crítico” y “En peligro” en el nordeste y noroeste del Atlántico respectivamente, comparte un 47 por ciento de su espacio con la pesquería de palangre. El tiburón azul o tintorera (Prionace glauca), el tiburón oceánico que más de captura y clasificado como “Casi amenazado”, sufre un solapamiento del 76 por ciento de su espacio en el Atlántico Norte. El marrajo común (Isurus oxyrinchus) “En peligro” sufre un solapamiento global del 37 por ciento y un 62 por ciento en el Atlántico Norte. El tiburón blanco (Carcharodon carcharias) sufre un solapamiento con la pesca de un 35 por ciento.

“Los resultados revelan que los tiburones apenas pueden encontrar un lugar seguro en el que refugiarse,” dicen los autores, que sugieren la creación de áreas protegidas. Sims señala que actualmente “la gestión pesquera de tiburones en aguas internacionales es poca o nula.”

Lo interesante de este estudio es la forma en que describe no solo los solapamientos entre hábitat de los tiburones y pesca industrial, sino también cómo cambian estos solapamientos en el curso del año,” dice Elliot Hazen, ecóloga marina del Centro de Ciencia Pesquera de Southwest de la NOAA, en Monterrey, California.

Hazen destaca que gran parte de estos solapamientos suceden en aguas internacionales, sin ningún tipo de jurisdicción por parte de las naciones, lo que dificulta los esfuerzos de conservación.

Añade que siempre existe el compromiso en el cual los legisladores tienen que decidir qué es más importante: si los esfuerzos de conservación de estas especies vitales.o los beneficios económicos derivados de la oportunidad pesquera que suponen estos solapamientos.

 

Check Also

Gran Bretaña exporta en dos años más de 50 toneladas de aletas de tiburón

En los dos últimos años, Gran Bretaña ha exportado más de 50 toneladas de aletas …