Home / Noticias / Medio Ambiente / Los científicos relacionan por primera vez el rápido calentamiento del océano Austral con la actividad humana
Photo: Wikipedia

Los científicos relacionan por primera vez el rápido calentamiento del océano Austral con la actividad humana

En las últimas décadas, las aguas del océano Austral que rodean la Antártida se han vuelto menos saladas y se han calentado casi el doble con respecto a la tasa de los océanos globales.
Ahora, en un nuevo estudio, un grupo de científicos ha hallado pruebas convincentes de que estas tendencias son el resultado de dos influencias humanas: el cambio climático provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero y el agotamiento de la capa de ozono.

La investigación, publicada esta semana en la revista Nature Geoscience, fue conducida por científicos de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá y la Institución Scripps de Oceanografía en California.

Usando modelos climáticos, datos de la red de boyas Argo y registros antiguos, los investigadores determinaron que el calentamiento de la Antártida y las aguas más dulces están relacionados directamente con el agotamiento de la capa de ozono y las emisiones de gas de efecto invernadero, en lugar de deberse a variabilidades naturales.

“Es la primera vez que se halla una conexión, concretamente para el océano Austral”, dice el autor principal Neil Swart. de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá.

“Aunque durante cierto tiempo se había sugerido la influencia del agotamiento de la capa de ozono y el aumento de los gases de efecto invernadero en el océano Austral, nuestra investigación ofrece la prueba que relaciona los cambios observados con estos mecanismos, y define su importancia relativa,” dice.

El Protocolo de Montreal de 1987 fue un esfuerzo internacional para prohibir los clorofluorocarburos y proteger la capa de ozono. Los clorofluorocarburos eran unos compuestos químicos que solían hallarse en hallaban en frigoríficos y aerosoles y que estaban contribuyendo al agotamiento de la capa de ozono. El Protocolo llevó a una importante recuperación de la capa de ozono en la Antártida. Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la quema de combustibles fósiles y otras industrias no han dejado de aumentar.

“Mientras que la capa de ozono se ha ido recuperando, los gases de efecto invernadero han seguido aumentando, provocando tendencias opuestas,” dice Swart.

“Nuestro trabajo sugiere que los gases de efecto invernadero son más importantes que el ozono en la determinación de las tendencias en el océano Austral.”

Llamados “sumideros de carbono”, nuestros océanos son claves para mitigar los efectos del cambio climático. Desde la revolución industrial, los océanos han absorbido casi el 40 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. El océano Austral , según Swart, es responsable de absorber la mayoría de estas emisiones.

“Pero a medida que vaya disminuyendo la capacidad de este océano de absorber CO2, las temperaturas globales podrían aumentar y provocar condiciones climáticas aún más extremas. tales como olas de calor y eventos de fuertes precipitaciones”, explica Swart.

“Es vital comprender los cambios en el océano Austral porque es una región clave del calor global y de absorción de carbono, a la vez que apuntala capas de hielo de muchos metros con un aumento potencial del nivel del mar,” dice.

“El océano Austral juega un enorme papel en la mitigación de los efectos de cambio climático. Si no fuera por estos servicios que nos proporciona, estaríamos sufriendo un aumento mucho mayor de CO2 en la atmósfera,” concluye.

Check Also

El calentamiento del océano puede reducir la vida marina en un 17 por ciento

Según un nuevo estudio, si el cambio climático continúa por la senda actual, es probable …