Home / Noticias / Medio Ambiente / Las secreciones bacterianas forman conglomerados de microplásticos que amenazan la vida marina
Credits: Chris Moody/Flickr

Las secreciones bacterianas forman conglomerados de microplásticos que amenazan la vida marina

Las sustancias parecidas al pegamento que segregan las bacterias están agrupando (pegando) las diminutas partículas de plástico en el océano formando masas más grandes, según ha descubierto una investigación escocesa. Durante sus experimentos con agua de mar, las micro y nano partículas quedaban pegadas a los biopolímeros producidos por las bacterias, formando cúmulos más grandes en cuestión de minutos.

Los científicos creen que esto podría llevar a los mamíferos marinos a confundir estas masas de plástico por alimento. También temen que pueda alterar el flujo de alimento desde la superficie al suelo marino, provocando la muerte potencial por hambruna de las criaturas de mar profundo.

“Los conglomerados se forman en algo parecido a la “nieve marina” – pequeñas partículas de materia orgánica (carbono y otros nutrientes) que caen al fondo marino y que en altas concentraciones dan la sensación de que nevase,” dice Tony Gutierrez, experto que ha liderado el estudio.

“Este fluyo de nutrientes de la superficie al suelo marino es la fuente de alimento para los ecosistemas de aguas profundas

“Será interesante comprender si los plásticos nano y micro de densidades distintas pueden afectar al flujo alimentario de las capas superiores a las inferiores del océano.”

“Los plásticos más pesados podrían hacer que la nieve marina cayera más rápidamente al suelo marino, mientras que las formas de plástico más ligeras podrían flotar más y caer más lentamente.

“En ese caso, los ecosistemas de mar profundo podrían morir de hambre.”

Los investigadores de la Universidad Heriot-Watt de Edinburgo usaron agua recogida del canal de las Feroe-Shetland y del fiordo de Forth para llevar a cabo sus experimentos, añadiendo plásticos en condiciones que simulaban la superficie del océano.

En solo unos minutos, las trozos diminutos de plástico se agrupaban con las bacterias, algas y otras partículas orgánicas para formar masas más grandes. Los científicos dicen que se han sorprendido al descubrir que enormes masas de biopolímeros – moléculas producidas por los organismos – constituían la mayor parte de estos aglomerados de plástico.

“Es el primer paso para comprender cómo los nanoplásticos interactúan con los biopolímeros en todos los océanos del mundo,” dice Stephen Summers, miembro del equipo.

“Es muy importante, pues es a esta pequeña escala que ocurre gran parte de la biogeoquimica del mundo.”

“Los nanoplásticos, que son entre 100 y 200 veces más pequeños que una célula bacterial, en realidad se incorporaban a estos conglomerados, siendo visibles el ojo humano en nuestros experimentos de laboratorio.

“El hecho de que estas masas acaben siendo lo suficientemente grandes como para que se puedan ver es preocupante porque probablemente pequeños animales marinos los interpretarán como alimento.”

Ted Henry, profesor de Heriot-Watt, dice que las masas más grandes son “mucho más complejas que los trozos simples de plástico.”

“Este tipo de investigación está empezando a llenar el vacío en el conocimiento científico, pero necesitamos más pruebas para priorizar y gestionar la contaminación por plástico de forma efectiva,” dice.

Cada año van a parar al mar cerca de 8 millones de toneladas de plástico dicen la investigación.

Check Also

Acabar con la sobrepesca es una oportunidad para combatir la crisis climática

Según un informe publicado hoy, acabar con la sobrepesca no sólo aseguraría la supervivencia de …