Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Las puertas del infierno en Taiji siguen abiertas: los cazadores de delfines destruyen a una familia de delfines cabeza de melón
© 2019 Ric O'Barry's Dolphin Project

Las puertas del infierno en Taiji siguen abiertas: los cazadores de delfines destruyen a una familia de delfines cabeza de melón

Una manada formada por 85 delfines cabeza de melón (Peponocephala electra) era sorprendida esta mañana por los cazadores de delfines en Taiji, Japón. Gran parte de sus miembros entraba en pánico tras verse acorralados por el ruido atronador de las embarcaciones, viéndose obligados a encallar en las aguas poco profundas de la cala.

Los cazadores de delfines extreman todas las precauciones para evitar que las cámaras de los voluntarios de la organización Dolphin Project saquen a la luz estas atrocidades. Una de ellas consiste en desplegar unas lonas por debajo de las cuales masacran a los delfines impidiendo al mundo ser testigo a través de la organización sin ánimo de lucro.

Una vez la salida era bloqueada con una red uniendo los extremos de la pequeña cala, varias embarcaciones empujaban aún más a los desesperados animales contra las rocas. Era entonces cuando varios pescadores se sumergían en el agua para inmovilizar y matar a los delfines uno a uno. El método consiste en clavar una vara de metal en la parte posterior del cuello y luego introducir una punta de madera en la herida abierta para evitar que las aguas se tiñan de rojo. Este proceso no mata del todo a los delfines, por lo que muchos mueren desangrados o ahogados por el camino cuando son arrastrados por la cola hasta el puerto.

© 2019 Ric O’Barry’s Dolphin Project

Esta mañana 58 de los 85 delfines que formaban esta familia morían de esta forma. Los voluntarios sobre el terreno pudieron grabar como uno de los delfines seguía dando coletazos mientras era arrastrado por la cola junto a varios de sus familiares ya muertos. Los pescadores no tardarían en ahogar su último aliento de vida metiéndolo de nuevo bajo las lonas y asestándole una puñalada mortal. Este es el método que tienen los pescadores para matar a los delfines y cuenta con el beneplácito de las autoridades que califica el método de “compasivo”.

Después de 4 horas atrapados en estas aguas,  presenciando la muerte de sus familiares, los 27 delfines restantes eran conducidos al mar con la misma brutalidad con la que habían sido obligados a entrar en esta cala. Muchos no superarán el trauma, la muerte o ausencia de sus familiares o el amparo que les ofrecía el enorme grupo, por lo que llegarán muertos a la playa en cuestión de días.

Las matanzas de delfines en Taiji tienen lugar entre el 1 de septiembre y marzo del año siguiente. Las autoridades fijaron la cuota de esta temporada 2018/19 en 2.047 delfines de 9 especies distintas. Aunque la carne de estos animales se vende en los supermercados, existen inquietantes motivos tras estas cazas. Uno de ellos es eliminar la competencia por el pescado. La otra, que mueve millones de dólares, es la captura de ejemplares para su venta a delfinarios y parques marinos.

El Dolphin Project es la única organización que lleva en el terreno en Taiji desde 2003, documentado y retransmitiendo en directo las capturas y matanzas de los delfines en Taiji. Puedes seguir todos sus esfuerzos diarios en su página en Facebook.

Hace una semana las organizaciones Action for Dolphins, con sede en Australia, y Life Investigation Agencycon sede en Japónpresentaron una demanda conjunta aportando pruebas de las atrocidades cometidas contra los delfines en Taiji con la finalidad de poner fin a la matanza de cetáceos en Taiji.

Check Also

La muerte de tres orcas residentes del sur deja a esta población en tan solo 73 individuos

La población de orcas residentes del sur (SRKW) en peligro de extinción, conocidas también como …