Home / Noticias / Medio Ambiente / Las olas de calor en Alaska se convertirán en la nueva norma

Las olas de calor en Alaska se convertirán en la nueva norma

Este verano el estado de Alaska sufrió temperaturas máximas sin precedentes, con consecuencias mortales para la fauna silvestre. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), Julio fue el mes más caluroso registrado nunca en Alaska y también en el planeta.

El hielo marino se fundió por completo, obligando a las morsas a agolparse en la isla de barrera cerca de Point Lay a unas 700 millas al noroeste de Anchorage. Los peces del mar de Bering nadaron en temperaturas del agua por encima de las normales. Miles de salmones murieron en varias áreas de Alaska mientras remontaban los ríos, sin tener posibilidad de desovar. 

“Las comunidades de Koyukuk alcanzaron los 32ºC en julio, ¡15ºC por encima de la media!”, explica Stephanie Quinn-Davidson, del Consejo Intertribal de la Cuenca del Río Yukón

“El 12 de julio fue cuando los locales empezaron a ver salmones muertos flotando río abajo.”

En Anchorage, la capital, los termómetros llegaron a los 32ºC el 4 de julio – la temperatura más alta desde que existen registros.

Rick Thoman, experto en clima de la Universidad de Alaska, explica que estos eventos climáticos de calor extremo serán cada vez más frecuentes debido a la pérdida de hielo marino y al calentamiento del océano Ártico. 

“Estamos viendo no sólo temperaturas estresantes para el salmón sino temperaturas letales,” dice Sue Mauger, Directora de Ciencia de la organización sin ánimo de lucro Cook Inletkeeper

Cook Inletkeeper dice que datos científicos que abarcan un periodo de 20 años han proporcionado pruebas de que el cambio climático está calentando los ríos, amenazando a peces como el salmón. 

“Cuando las aguas se calientan, los peces se estresan y son más vulnerables a la contaminación, depredación y enfermedades. Así pues, cuando las temperaturas alcanzan umbrales altos, el salmón puede morir o simplemente evitar entrar en estos lugares,” dice, añadiendo que esta mortandad puede además afectar a las poblaciones de osos. 

En julio el hielo marino Ártico registró una pérdida de 30.900 millas cuadradas. El hielo marino es el hábitat principal de los osos polares y una plataforma que usan las hembras de morsas y sus crías para descansar. Varios miles de morsas se agolparon en la orilla el 30 de julio, la primera vez que se registra un número tan elevado antes de agosto. 

La estación de incendios empezó el 30 abril, mucho antes de lo normal, y se prolongó mucho más de lo habitual.  En una estación típica pueden declararse 500 incendios que pueden llegar a quemar unos 650.000 acres, pero hasta el 7 de agosto se declararon 614 y devoraron cerca de 2,4 millones de acres de bosque y todavía siguen activos 232 incendios.

El mes de Julio también fue el mes más caluroso registrado en el planeta desde que empezaron a registrarse las temperaturas en 1880. Un informe de Naciones Unidas a principios de este mes advertía que el calentamiento global amenaza el abastecimiento de alimento en todo el mundo.

Check Also

Acabar con la sobrepesca es una oportunidad para combatir la crisis climática

Según un informe publicado hoy, acabar con la sobrepesca no sólo aseguraría la supervivencia de …