Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La temporada de caza de focas 2019 en la costa este de Canadá se cierra con 32.102 focas asesinadas

La temporada de caza de focas 2019 en la costa este de Canadá se cierra con 32.102 focas asesinadas

Según cifras publicadas por el Departamento de Pesca y Océanos de Canadá, el número de crías cazadas ha sido de 32.102. En solo un día a principios de abril, los “cazadores” de focas mataron a 5.558.

En 2018, la cifra oficial fue de 59.148, pero este número no incluye las focas que lograron huir malheridas y probablemente murieron ahogadas. Tampoco incluye el número “secreto” de focas adultas, hasta 11.654, que los cazadores mataron entre enero y el 12 de abril.

El segundo día, los “cazadores” masacraron a 5.409 crías, la mayoría crías nacidas en marzo, por lo que es probable que la cifra sea mayor. Los dos días que siguieron se cobraron la vida de 13.398.

Esta matanza la llevan a cabo un puñado de pescadores comerciales en temporada baja en la costa este de Canadá. Cada año, estos pescadores abaten a tiros y aporrean a las crías en sus lugares de cría, cuando éstas descansan sobre los témpanos de hielo en el golfo de San Lorenzo. Muchas de estas crías ni siquiera han aprendido a nadar. Casi todas tienen entre 3 semanas y 3 meses de edad.

Esta matanza no solo cuenta con la aprobación del gobierno canadiense, sino que el gobierno promueve, subvenciona y facilita esta matanza, en ocasiones con barcos rompehielos para abrir paso a los barcos entre los témpanos.

Esta matanza es sumamante cruel. Los cazadores suelen disparar un solo tiro y la mayoría de veces no es certero cuando lo hacen a bordo de un barco en movimiento. El motivo es que cuántos más agujeros tiene una piel menos valor tiene para la industria peletera. Es por ello que gran parte de las crías son arrastradas gravemente heridas hasta los barcos con ayuda del hakapik (un palo con un garfio en un extremo y la forma de un martillo por el otro) que clavan, por ejemplo, en un ojo. Luego son despellejadas aun con vida a bordo.

Entre miles y cientos de miles de crías de foca están muriendo ahogadas antes de poder nadar debido a la falta de hielo marino estable ártico. Este año, el hielo marino en el golfo de San Lorenzo – una importante área de cría – fue escaso y poco grueso. Esto significa que muchas de las crías que nacieron sobre el hielo en esa área probablemente murieron ahogadas.

Aun así, el Primer Ministro Justin Trudeau sigue permitiendo a los pescadores matar a las crías que han logrado sobrevivir a los efectos del cambio climático, infringiendo el principio de precaución.

Fuente

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …