Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La muerte de otra ballena gris eleva la cifra a 160
Credits: Merrill Gosho, NOAA

La muerte de otra ballena gris eleva la cifra a 160

El cuerpo fue descubierto durante una patrulla en un área donde suelen producirse muchos avistamientos de la especie.

Paul Cottrell, coordinador de mamíferos marinos del Departamento de Pesca y Océanos (DFO), dice que la ballena fue hallada el martes por la tarde e inmediatamente se preguntó si podría ser una de las dos ballenas que habían encallado en el área durante horas hace varias semenas.

“La ballena está boca arriba, de manera que no podemos ver sus marcas que la identifican,” dice. “Probablemente lleve muerta en el agua unos cinco días o menos.”

El 10 de mayo encallaron una madre y su cría en la bahía Boundary, en la frontera entre Canada y Estados Unidos, durante la marea baja, situación que las dejó inmovilizadas durante horas hasta que el nivel del agua volvió a subir y pudieron alejarse nadando.

Desde entonces el DFO ha estado monitorizando a la pareja y esperaba poder verlas en la bahía durante la revisión del martes. Temen que la ballena muerta de 14 metros sea la madre.

Con esta muerte se eleva a 160 el número de ballenas grises halladas muertas a lo largo de su ruta migratoria, que abarca aguas canadienses, estadounidenses y mexicanas.

Esta especie lleva a cabo una de las migraciones de mamíferos más largas del mundo, migrando desde el Ártico, donde se alimenta y acumula una gruesa capa de grasa, hasta Baja California Sur, en México. Esta grasa les tiene que propocionar energía suficiente para bajar hasta la costa de México, donde alumbrará a sus crías, y volver a subir.

Desde que inicia su migración al sur, la ballena gris no se alimenta y depende exlusivamente de la grasa acumulada. En este evento de mortandad masiva, todo parece indicar que las ballenas no lograron alimentarse lo suficiente.

“Aunque está pendiente realizar la necropsia, todo indica que las ballenas no pudieron alimentarse lo suficiente el pasado verano en sus lugares de alimento en Alaska,” dice el Dr. Lance Barrett-Lennard, director del programa de investigación de Mamíferos Marinos de OceanWise.

También explica que es posible que tras décadas de crecimiento y recuperación de la población, las ballenas hayan alcanzado el número natural sostenible.

Pero no todos los científicos coinciden. La causa definitiva parece estar en la precaria disponibilidad de su principal presa – los anfípodos, un diminuto crustáceo que vive en el suelo marino -, afectada por unas aguas más cálidas en el Ártico debido al cambio climático.

“Es algo que nos preocupa porque las ballenas están en lo alto de la cadena alimentaria y son indicadores de la salud de todo el ecosistema,” añade.

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …