Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La mitad de las orcas del mundo están condenadas a morir por contaminación
Credit: CC0 Public Domain

La mitad de las orcas del mundo están condenadas a morir por contaminación

Un nuevo estudio estima que la mitad de las poblaciones de orcas del mundo están condenadas a la extinción por culpa de la persistente contaminación tóxica en los océanos.

Aunque los policlorobifenilos (PCB) llevan prohibidos desde hace décadas, éstos siguen filtrándose en el mar. Este químico se concentra en lo alto de la cadena alimentaria. Como resultado, las orcas – depredadores ápice – son los animales más contaminados del planeta. Peor aún, la leche de las madres se pasa en dosis elevadas a sus crías. Las concentraciones de PCB halladas en las orcas pueden llegar a ser hasta 100 veces los niveles de seguridad y dañar gravemente los órganos reproductores, producir carcinogénesis y dañar el sistema inmunitario.

La nueva investigación analizó las expectativas para las poblaciones de orcas en el próximo siglo y ha hallado que las orcas cerca de naciones industrializadas podrían desaparecer en 30 o 50 años.

Entre las orcas que más peligro corren están las de la última manada de orcas del Reino Unido, donde la necropsia realizada a una de ellas reveló uno de los mayores niveles de PCB jamás registrado. También corren peligro las poblaciones de Gibraltar, Japón y Brasil y aquellas del Pacífico noreste. Las orcas son uno de los mamíferos con un ámbito de distribución más amplio en la Tierra, pero ya han desaparecido en el mar del Norte, en aguas españolas y en muchos otros lugares.

“Es como un apocalipsis,” dice Paul Jepson, de la Sociedad Zoológica de Londres, que forma parte del equipo de esta investigación internacional. “Incluso se están reproduciendo lentamente en entornos prístinos.” Una orca sana tarda 20 años en alcanzar la madurez sexual y el periodo de gestación dura 18 meses.

Los PCB se usaron en todo el mundo desde la década de 1930 en componentes electrónicos, plásticos, plaguicidas, lubricantes y pinturas, pero se sabe que son tóxicos desde hace 50 años. Fueron prohibidos entre las décadas de 1970 y 1980, pero aun tiene que destruirse el 80 por ciento del millón de toneladas producidas que siguen filtrándose al mar desde vertederos y otras fuentes.

El Convenio de Estocolmo sobre los Contaminantes Orgánicos Persistentes – un acuerdo internacional para regular el tratamiento de sustancias tóxicas – entró en vigor en mayo de 2004 para abordar el problema, pero Jepson dice que todavía no está programada ninguna limpieza.

Los investigadores dicen que los PCB son solo uno de los contaminantes hallados en las orcas, con “una larga lista de contaminantes adicionales conocidos y aun por medir”.

Entre otros problemas a los que se enfrentan las orcas están la pérdida de presas clave tales como los atunes y tiburones debido a la sobrepesca y también a la creciente contaminación acústica submarina.

La nueva investigación, publicada en la revista Science, ha examinado la contaminación por PCB en 351 orcas, el mayor realizado hasta la fecha. Los científicos tomaron datos existentes de cómo el PCB afecta a la supervivencia de las crías y al sistema inmunitario en ballenas y los usaron para simular el futuro que les depara a las orcas.

“Las poblaciones de Japón, Brasil, Pacífico noreste, Estrecho de Gibraltar y Reino Unido tienden hacia el completo colapso,” concluyen.

Lucy Babey, directora adjunta del grupo ORCA, decía: “Nuestros soberanos fracasos para controlar la contaminación química que va a parar al mar ha provocado una catástrofe en las poblaciones de orca en una escala épica. Es vital que los requerimientos para retirar con seguridad los PCBs en el marco del Convenio de Estocolmo sean jurídicamente vinculantes en la próxima reunión que tendrá lugar en mayo de 2019 con el fin de detener este desastre.”

Los científicos han hallado anteriormente niveles “alarmantes” de contaminación tóxica incluso en la fosa de las Marianas, a 10 km de profundidad en el Océano Pacífico.

La investigación revela que las poblaciones de orcas en el alto norte, frente a las costas de Noruega, Islandia, Canadá y las islas Feroe, están mucho menos contaminadas debido a su distancia de importantes fuentes de PCB. “Lo único que me da esperanza a largo plazo es que, sí, perderemos las poblaciones de orcas en áreas industrializadas, pero hay poblaciones que están razonablemente bien en el Ártico,” dice Jepson.

Si puede lograrse una limpieza global, que tardaría décadas en llevarse a cabo, estas poblaciones podrían acabar repoblando regiones vacías, dice, destacando que las orcas son muy inteligentes, con fuertes vínculos familiares y que cazan en grupo. “Es una especie que se adapta increíblemente bien – ha sido capaz de vivir en el Ártico y en la Antártida y en cualquier lugar entre ambos puntos.”

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) considera el policlorobifenilo (PCB) como uno de los doce contaminantes más nocivos fabricados por el ser humano. La legislación actual limita el uso de estos compuestos, por ejemplo, dentro de la Unión Europea solo se permite su uso en “sistemas cerrados”. Su fabricación está prohibida desde 1977 en Estados Unidos y desde 1983 en Alemania. Actualmente su uso está prohibido en casi todo el mundo.

Check Also

Los cazadores de Taiji acaban cruelmente con la vida de una familia de calderones grises migratorios

A pocas horas de salir del puerto, los cazadores conducían a la mortal cala de …