Home / Sin categorizar / La enfermedad del síndrome blanco sigue haciendo estragos en los arrecifes de Cozumel

La enfermedad del síndrome blanco sigue haciendo estragos en los arrecifes de Cozumel

El síndrome blanco, que en febrero de este año afectó al 30 por ciento de los corales en el Parque Nacional de Los Arrecifes de Cozumel, sigue avanzando y ya ha afectado al 40 por ciento de arrecife e incluso el 50 por ciento en algunas partes.

Brenda Hernández, directora de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Connap) en Cozumel, explica que ya se está aplicando un tratamiento adaptado probado por investigadores de Florida.

Todavía es demasiado pronto para evaluar los resultados, pero dos de las 25 especies afectadas han reaccionado positivamente.

Connap está barajando la posibilidad de cerrar al público varias zonas que actualmente están bajo tratamiento.

Uno de los principales problemas que ha desencadenado esta mortandad es el hecho de que área debería estar recibiendo un máximo de 1.500 personas al día, pero la realidad es que el Parque Nacional está recibiendo el doble diariamente.

Desde los primeros informes sobre el síndrome blanco (o banda blanca) en la década de 1970, la enfermedad ha resultado en la destrucción de aproximadamente 95% del coral cuerno de alce y cuerno de ciervo en la región del Caribe.​ La reducción de ambas especies fue tal que se consideran como amenazadas bajo la Ley de especies en peligro de extinción de Estados Unidos y en peligro crítico en el Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El “síndrome blanco”, como muchos otros síndromes, constituye todo un misterio y afecta a los corales acropóridos, distinguiéndose por la formación de una banda blanca de tejido de coral muerto. La enfermedad destruye completamente el tejido de los corales caribeños de la familia Acroporidae, particularmente coral cuerno de alce (Acropora palmata) y coral cuerno de ciervo (Acropora cervicornis).

El nombre es un término general usado para múltiples condiciones y parece existir un amplio abanico de patógenos relacionados con la enfermedad: bacterias, protozoos y parásitos intestinales.

La enfermedad es distinta del blanqueamiento coralino, que también hace que el coral se vuelva blanco. El blanqueamiento estresa al coral y lo deja más vulnerable a depredadores, enfermedades o toxinas. El blanqueamiento no mata por completo al coral. Sin embargo, el síndrome blanco destruye por completo el tejido dejando el esqueleto desnudo.

El síndrome blanco es una amenaza importante y creciente para varios corales y, al igual que el blanqueamiento, los brotes de síndrome blanco parecen estar también relacionados con el calentamiento del agua, lo que significa que se prevé que pueda propagarse con el cambio climático.

Se cree que a medida que vaya calentándose el planeta y la acidificación oceánica aumente debido a la absorción de CO2 se produzcan daños aún mayores en estos frágiles ecosistemas.

Check Also

Las muertes de manatíes por colisiones con embarcaciones a punto de alcanzar cifras sin precedentes en Florida

Los expertos en fauna silvestre culparon la muerte de cientos de manatíes de Florida (Trichechus …