Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La endogamia en las orcas residentes del sur podría devastar la población
Credits: D.C./Fickr

La endogamia en las orcas residentes del sur podría devastar la población

Solo dos machos han engendrado la mitad de las crías nacidas desde 1990 de la población de orcas residentes del sur, un indicio de endogamia, según han descubierto los científicos.

“Fue una sorpresa descubrir que solo dos machos están manteniendo toda la población,” dice Ken Balcomb, director de la organización Center for Whale Research y uno de los autores del informe publicado en la revista científica Animal Conservation.

Las conclusiones se basan en un nuevo análisis genético de las orcas que frecuentan el mar de Salish y Puget Sound en el estado de Washington.

Con una pequeña población de 76 individuos, las orcas residentes del sur están actuando como una población de sólo 20 o 30, con pocos animales reproductores, dice Michael Ford, autor principal del estudio y biólogo del Centro de Ciencias de la Pesca del Sudoeste de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA).

El informe parte de trabajos anteriores y abre nuevos interrogantes sobre si la endogamia es otro de los factores que está contribuyendo a la situación crítica de las orcas residentes del sur, dice.

“Hallamos indicios de que individuos más consanguíneos sobreviven mucho menos,” dice. “Pero aun así es poco fiable y queremos estudiarlo mejor, saber si se produce una relación negativa entre ser endogámico y la probabilidad de supervivencia.”

Los científicos descubrieron a través de análisis de ADN de la piel y muestras fecales que solo dos machos, J1 y L41, son los padres de más de la mitad de las otras orcas muestreadas nacidas desde 1990.

“A diferencia de muchas otras especies de fauna silvestre, las orcas residentes del sur no abandonan a sus familias cuando llegan a la edad adulta para encontrar pareja y un nuevo territorio, sino que se mantienen unidas de por vida e incluso se reproducen con otros miembros familiares,” dicen.

Los análisis genéticos revelan apareamiento entre madre e hijo en la manada J; un padre y una hija en la manada J; hermanos uniparentales en las manadas L y J y un tío y sobrina en las manadas L y J.

“No quiero que dé la impresión de que es necesariamente una causa para perder la esperanza,” dice Ford acerca de la endogamia.

Mantenerse con sus grupos familiares de por vida puede ser una ventaja para las orcas, permitiéndoles cazar y compartir el alimento juntas.

Las orcas residentes del sur tienen largas vidas. Los machos pueden vivir por lo general unos 30 años pero pueden llegar hasta los 50 y 60. Las hembras normalmente viven unos 50 pero pueden llegar a vivir hasta un siglo. La matriarca de la manada J2, cuya edad se estimó en unos 100 años y que la convirtió en la orca más longeva conocida del mundo, fue declarada muerta a finales de 2017 tras no volverse a ver desde octubre de 2016.

Lo que resulta más destacable, explica Balcomb, no es la endogamia en la población, sino el descenso en la tasa de nacimientos y el pequeño número de hembras reproductoras entre la población. Desde 2015, no ha nacido ni sobrevivido ninguna cría de las manadas J, K y L. A principios de 2016 nació una orca en la manada J que no sobrevivió. Tampoco sobrevivió la mitad (tres de seis) de las crías nacidas durante el “boom de natalidad” producido en 2015. Y las orcas no van camino de incrementar la productividad.

“En realidad, quedan solo 10 de las 27 hembras que ahora están teniendo crías,” dice Balcomb. Estos nacimientos también ocurren a intervalos más largos de uno cada casi 10 años. Antes solían darse  uno cada cinco años.

Además, asumiendo que no se producen más muertes en las manadas – algo improbable -, solo quedan nueve hembras jóvenes que llegarán a la edad adulta para reproducirse en los próximos 10 años, mientras que el resto ya está fuera de la edad fértil, dice.

Este es el escenario más optimista para la próxima década, dice.

Esta tendencia, combinada con el descenso de la principal fuente de alimento de las orcas – el salmón chinook – preocupa mucho a Balcomb.

“No quiero que parezca que se tira la toalla,” dice. “Pero la mala noticia es que con la tendencia actual en la demografía de las orcas del sur y los recursos de presa, la situación puede ser irresoluble y llevarlas a la extinción.”

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …