Home / Noticias / Mamíferos Marinos / La “caza” de focas en Canadá ha comenzado
Credits: Michael Bernard/HSI

La “caza” de focas en Canadá ha comenzado

A pesar de décadas de críticas, la “caza” de focas ha comenzado. Esta primera semana es normalmente la más cruel, con la matanza de miles de crías cada día. Cerca del 95 por ciento de las focas masacradas en esta “caza” comercial tienen entre 3 semanas y 3 meses de edad. 

Muchas de estas crías nunca han tenido oportunidad de ingerir su primer alimento sólido o hecho su primera inmersión.

Las madres solo alimentan a sus crías durante unos 12 días, luego las dejan sobre los témpanos de hielo para que sobrevivan con las reservas de leche mientras aprenden lentamente a sumergirse y a nadar. Esta “caza” no es por tanto una caza pues las crías no huyen ni tienen ninguna oportunidad. Los cazadores simplemente invaden estas guarderías y matan a crías totalmente indefensas.

El objetivo de la matanza es conseguir la suave piel de estos bebés. A menudo son despellejados aun con vida – cada agujero de bala resta valor a la piel, por lo que los cazadores evitan disparar dos veces, dejando malheridas a las crías en la mayoría de casos. Además, suelen abatirlas a tiros desde los barcos – el vaivén suele hacer que el tiro no sea certero, dejándolas malheridas y muchas cayendo al agua donde mueren desengradas o por congelamiento (sus cuerpos no son recuperados ni contabilizados como parte de la cuota).

Un estudio conducido por veterinarios halló que el 82 por ciento de las focas heridas de bala no mueren inmediatamente. Los cazadores bajan de los barcos y las rematan sobre los témpanos de hielo, normalmente aplastándoles el cráneo. Algunos ni se molestan en hacerlo y en su lugar les clavan el hakapik en ojos o mejillas y las arrastran hasta los barcos. Hay imágenes que revelan que las focas siguen todavía con vida tras ser subidas a los barcos.

FILE– A seal hunter drags a harp seal back to his snowmobile during the annual seal hunt on a ice floe in the Gulf of St. Lawrence. THE CANADIAN PRESS/Jonathan Hayward

En 2017 los cazadores mataron a 80.000 focas y una cifra similar podría morir este año.

Aunque no hay estadísticas fiables de la población, estas cazas están poniendo mucha presión sobre estos animales, que ya están sufriendo las consecuencias de la pérdida de hielo.

Puedes ayudar a las focas enviando una carta el Primer Ministro Justin Trudeau y el Ministro de Pesca Jonathan Wilkinson y otros pidiendo el fin de la matanza de estas criaturas ya asediadas por los estragos del cambio climático. Toda la información la puedes encontrar clickando en el enlace.

Fuente: Harpseals.org

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …