Home / Noticias / Mamíferos Marinos / Hallados disruptores endocrinos en los delfines mulares
Photo: Wikipedia

Hallados disruptores endocrinos en los delfines mulares

Los delfines mulares se están viendo expuestos a compuestos químicos que se añaden a muchos productos de limpieza comunes, cosméticos, productos para el cuidado personal y plásticos, según un nuevo estudio publicado en la revista GeoHealth.

La nueva investigación halló evidencias de la exposición a estos compuestos químicos, llamados ftalatos, en el 71 por ciento de los delfines examinados en la bahía de Sarasota, en Florida, durante 2006 y 2007. Estudios anteriores habían detectado metabolitos de ftalatos en la grasa y piel de algunos individuos, sin embargo el nuevo estudio es el primero que documenta estos aditivos en la orina de mamíferos marinos silvestres.

Algunos ftalatos han sido relacionados con trastornos hormonales, metabólicos y reproductivos en humanos, incluidos un recuento bajo de espermatozoides y desarrollo anormal de los órganos reproductores. Los autores del estudio desconocen las repercusiones para la salud en los delfines, sin embargo la presencia de subproductos de estos químicos en la orina indica que éstos han permanecido en el cuerpo de los delfines el tiempo suficiente como ser procesados por el hígado.

“Nos centramos en la orina de los delfines porque en estudios anteriores en humanos esa ha sido la matriz más fiable para indicar la exposición a corto plazo,” dice Leslie Hart, profesora de salud pública en la Universidad de Charleston y autora principal del nuevo estudio.

Varios estudios han relacionado la exposición humana a los ftalatos con el uso de productos que contienen estos aditivos, tales como productos para el cuidado personal y cosméticos, sin embargo Hart dice que todavía se desconoce la fuente de exposición a los ftalatos en los delfines. Las elevadas concentraciones de determinados compuestos ftalatos usados más comúnmente en la fabricación de plásticos y que han sido hallados en la orina de los delfines apuntan a la posible fuente de exposición.

“Estos químicos pueden entran en las aguas marinas procedentes de la escorrentía urbana y emisiones de origen agrícola e industrial, pero también sabemos que hay mucha contaminación por plástico en el entorno,” dice Hart.

Comprender la exposición en los delfines da a los científicos una idea de los contaminantes en las aguas locales y qué otros animales, incluidos los humanos, se están viendo expuestos.

Gina Ylitalo, química analítica del Centro de Ciencias de la Pesca del Sudoeste de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y que no ha participado en el estudio, dice que los delfines son buenos indicadores de lo qué está ocurriendo en las aguas costeras.

“Probablemente cualquier animal cerca del medio ambiente marino costero con presas similares se vea también expuesto,” dice. “Los delfines son grandes centinelas del ambiente marino.”

Los ftalatos se añaden a una amplia variedad de productos para darles flexibilidad y durabilidad. Algunos interfieren en aquellos sistemas fisiológicos diseñados para recibir mensajes de las hormonas tales como el estrógeno y la testosterona, pudiendo alterar las respuestas naturales de estas señales.

Las pruebas para determinar la exposición se centraron en buscar metabolitos de estos compuestos – resultado de la ruptura inicial de los compuestos en el hígado.

“Buscamos metabolitos porque son indicadores de que los delfines se han visto expuestos de algún modo en sus entornos y que sus organismos han empezado a procesar,” dice.

Comprender a qué se ven expuestos los delfines ofrece a los científicos y al público una mejor idea de lo qué hay en el medio ambiente.

El estudio es particularmente valioso debido a los datos disponibles a largo plazo en la salud y comportamiento de los delfines de Sarasota, dice Ylitalo. Los delfines mulares son buenos indicadores de la exposición a contaminantes en ballenas y delfines de los que no es fácil la toma de muestras.

Documentar la exposición ha sido un primer paso importante, dice Hart. Ahora quiere ampliar el tamaño de la muestra para seguir investigando la magnitud y las consecuencias potenciales para la salud derivadas de la exposición y empezar a realizar un seguimiento de las posibles fuentes. Finalmente, espera que esta investigación pueda usarse para ayudar a frenar las fuentes de contaminación.

“Los humanos hemos introducido estos químicos que no son toxinas naturales y nosotros tenemos la capacidad para revertir la situación,” dice Hart.

Check Also

La muerte de tres orcas residentes del sur deja a esta población en tan solo 73 individuos

La población de orcas residentes del sur (SRKW) en peligro de extinción, conocidas también como …