Home / Noticias / Mamíferos Marinos / El mamífero marino más amenazado del mundo víctima del crimen organizado

El mamífero marino más amenazado del mundo víctima del crimen organizado

La vaquita está considerada uno de los mamíferos marinos más amenazados del mundo. Se estima que quedan menos de 30, aunque varias estimaciones sitúan esta cifra muy por debajo. Expertos marinos advierten que el persistente tráfico ilegal está provocando graves efectos en esta especie endémica de Baja California, México.

Algunos pescadores usan redes agalleras para pescar totoaba, un pez también endémico de la costa de México. La potenciación de la fertilidad así como otros efectos medicinales son la causa de esta demanda.

Lorenzo Rojas Bracho, jefe de Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, Coordinación de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos en México, explica que la demanda de totoaba ha aumentado vertiginosamente y que puede llegar a venderse por hasta 10.000 dólares en el mercado chino. Como resultado, las redes usadas para pescar totoaba, de un tamaño similar a la de la marsopa, enredan y matan también vaquitas, convirtiendo la práctica ilegal en una de las causas del desplome de la población de vaquita.

“El crimen organizado mueve este producto desde México a China, lo hace entrar en el mercado negro,… luego están las autoridades, los sobornos,…” explica Bracho.

Algunos pescadores siguen usando redes agalleras a pesar de la prohibición de dos años decretada por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto en 2015 y de una prohibición permanente en 2017. Como resultado, el uso continuado de estas redes sigue matando a las vaquitas.

Una investigación sobre la vaquita conducida por la Sociedad de la Conservación de la Marsopa halló que entre 2011 y 2016, la población de este mamífero había disminuido un 90 por ciento. Aunque algunas estimaciones han revelado que solo quedaban 30 vaquitas el año pasado, Bracho explica que este año puede que queden menos de 15.

En una entrevista concedida en 2015, Bracho dijo que el mercado negro de vejiga natatoria de la totoaba era como “cocaína del mar.”

En 2017 un equipo formado por biólogos y expertos marinos crearon el proyecto VaquitaCPR con el fin de capturar algunas vaquitas y reproducirlas a salvo de las redes de enmalle hasta que la práctica ilegal fuera erradicada completamente. Sin embargo, el equipo tuvo que detener las operaciones tras la muerte de una vaquita poco después de los intentos para aclimatarla a su nuevo entorno.

“Murió en los brazos de un equipo que intentaba dar a la vaquita una posibilidad de sobrevivir,” escribía el equipo de VaquitaCPR.

“Destrozado y abatido, el equipo detuvo las operaciones.”

El equipo de proyecto ha seguido con sus esfuerzos por salvar a esta pequeña marsopa, centrando sus esfuerzos en impedir la práctica pesquera.

En su página web, el equipo ha propuesto explorar métodos de pesca alternativos no perjudiciales para la vaquita.

“¿Se puede desarrollar a tiempo un arte de pesca alternativo que no mate a las vaquitas y salvar a la especie?,” se pregunta la página web.

“¿Cómo luchar contra una pesquería ilegal que ofrece dinero en un clima de pobreza? Necesitamos todo el mundo para salvar, no solo a la vaquita, sino también a las comunidades pesqueras en Baja. Y no tenemos tiempo que perder.”

Check Also

Las artes de pesca matan a un macho crítico en la población de ballena franca del Atlántico Norte

La ballena hallada muerta frente a la costa de Long Island, en Nueva York, ha …