Home / Noticias / Medio Ambiente / El impacto humano en los océanos casi se duplicó en la última década
Loss of Indonesia's coastal mangrove forests for shrimp farming

El impacto humano en los océanos casi se duplicó en la última década

Durante la última década el impacto global humano en los océanos del mundo se ha casi duplicado y podría duplicarse de nuevo en la próxima década de no tomarse medidas adecuadas. Es lo que advierte un nuevo estudio conducido por científicos del Centro Nacional para Análisis y Síntesis Ecológicos (NCEAS) en Santa Barbara, California.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, ha evaluado por primera vez dónde los efectos combinados que los humanos estamos teniendo en los océanos – desde la contaminación por nutrientes a la sobrepesca- están cambiando y qué  velocidad. En casi el 60 por ciento del océano, los efectos acumulativos están aumentando significativamente y, en muchos lugares, a un ritmo acelerado. 

“Es algo que agudiza aún más la toma de decisiones urgentes para solucionar estos problemas,” dice Ben Halpern, autor principal del estudio y director del NCEAS. 

El cambio climático es un factor clave que influye en el aumento de la temperatura, acidez y nivel del mar. Además,  en muchas áreas de los océanos la pesca comercial, las escorrentías agropecuaria y urbana así como el transporte marítimo se están intensificando progresivamente cada año. 

“Es un problema multifactorial que necesitamos solucionar. No podemos dar solución a solo uno si queremos ralentizar y detener finalmente la tasa de aumento de estos efectos acumulativos,” dice. 

En base a la velocidad del cambio en el pasado reciente, el estudio también identificó los efectos que se producirán en una década, hallando que podrían duplicarse de nuevo si la velocidad de estos  cambio siguen sin controlarse. 

Esta evaluación proporciona una perspectiva holística, esencial para la creación de políticas y de gestión, de dónde y en qué medida la actividad humana está alterando los océanos. 

“Si no prestamos atención a la imagen global, es imposible que ver la magnitud real,” dice. “Tener una  imagen global es crítico si queremos tomar decisiones de gestión adecuadas, por ejemplo, qué decisión dará mejores resultados.

Entre las regiones de particular preocupación se encuentran Australia, África Occidental, las islas caribeñas orientales y oriente medio, entre otras. Hábitats costeros como los manglares, los arrecifes de coral y las praderas marinas se encuentran entre los ecosistemas más afectados. 

Sin embargo los autores albergan esperanzas. Dicen que encontraron “casos de éxito” en cada uno de los continentes – áreas donde el impacto humano ha registrado bajadas importantes, como ha ocurrido en el mar de Corea, Japón, el Reino Unido y Dinamarca, donde se ha reducido la pesca comercial y la contaminación. 

Estos descensos sugieren que las políticas y otras acciones para mejorar las condiciones del océano están logrando un cambio, aunque el análisis no atribuye acciones específicas para estos resultados.

“Podemos mejorar las cosas. Sabemos cuáles son las soluciones y están a nuestro alcance. Solo necesitamos la voluntad social y política para tomar medidas,” dice Halpern. 

Para evaluar el ritmo del cambio, los autores aprovecharon dos evaluaciones anteriores parecidas conducidas por varios de los miembros del mismo equipo y otros en 2008 y 2013, que proporcionó la primera visión de la magnitud total y acumulativa de los efectos que los humanos tenemos en los océanos. 

“Anteriormente teníamos un buen indicador del alcance del impacto humano, pero no teníamos una imagen clara de cómo están cambiando,” dice Melanie Frazier, coautora y científica del NCEAS. 

Frazier quedó sorprendida al descubrir con la información que proporcionaron datos el aumento dramático de las temperaturas del mar en un periodo de tiempo relativamente corto.

 

“Uno no necesita sofisticadas estadísticas para ver la velocidad a la que está cambiando la temperatura del mar y comprender la magnitud del problema,” dice. “Creo que este estudio, junto con muchos otros, destaca la importancia de un esfuerzo global concertado para controlar el cambio climático.”

Check Also

Acabar con la sobrepesca es una oportunidad para combatir la crisis climática

Según un informe publicado hoy, acabar con la sobrepesca no sólo aseguraría la supervivencia de …