Home / Noticias / Medio Ambiente / El deshielo del permafrost podría liberar más CO2 de lo que se pensaba
Photo: Charles Tarnocai/Agriculture and Agri-Food Canada

El deshielo del permafrost podría liberar más CO2 de lo que se pensaba

La cantidad de dióxido de carbono liberado por el deshielo del permafrost podría ser mayor de lo que se pensaba hasta ahora debido a un proceso llamado meteorización, según un nuevo estudio publicado por la Universidad de Alberta, Canadá.

La meteorización ocurre cuando minerales antes atrapados en el permafrost se ven expuestos y el ácido sulfúrico o carbónico que puede existir de forma natural en el agua los descomponen en sus componentes químicos.

Durante largas escalas de tiempo geológicas, la meteorización por ácido carbónico es un importante control en los niveles de CO2 atmoférico y climático, pero, en condiciones propicias, la meteorización producida por el ácido sulfúrico puede liberar cantidades sustanciales de CO2.

Scott Zolkos, autor principal del estudio, halló que estas condiciones son prevalentes en el Ártico occidental canadiense.

“Hallamos que el deshielo rápido del permafrost en la meseta Peel en los Territorios del Noroeste está favoreciendo la meteorización,” explica. “Dado que esta meteorización está provocada principalmente por ácido sulfúrico presente en la región, el aumento del deshielo del permafrost podría ser una fuente adicional de CO2 a la atmósfera.”

Los investigadores trabajaron con científicos de la Oficina de Geociencias de los Territorios del Noroeste para examinar los registros de la química del río Peel, que discurre por el Territorio del Yukón y los Territorios del Noroeste.

Hallaron que la meteorización provocada por ácido sulfúrico se ha intensificado en las últimas décadas con el deshielo regional del permafrost , y probablemente aumentó la cantidad de CO2 liberada al agua y aire circundantes.

“Cualquier calentamiento adicional del Ártico, que se está calentando el doble de rápido que el resto del planeta, promueve más deshielo del permafrost y por tanto supone desafíos importantes para los ecosistemas ártico y globales,” explica.

Sin embargo, los efectos de esta meteorización mineral en el calentamiento climático permanece en buena parte inexplorada, un problema que Zolkos dicen espera que se aborde.

La investigación, la primera que documenta la contribución potencial de CO2 emitido a la atmósfera debido al deshielo del permafrost a través de la meteorización mineral, ha sido publicada en un informe llamado “Mineral Weathering and the Permafrost Carbon-Climate Feedback” en la revista Geophysical Research Letters.

El permafrost es suelo que permanece congelado dos o más años consecutivos. Está formado por rocas, suelo, sedimento y cantidades variables de hielo que mantienen unidos los elementos. Algunos tipos de permafrost llevan congelados decenas o cientos de miles de años. El permafrost cubre en torno al 24 por ciento de la masa terrestre expuesta del hemisferio norte – unos 9 millones de millas cuadradas. Se halla principalmente en Siberia, la meseta tibetana, Alaska, el norte de Canadá, Groenlandia y partes de Escandinava y Rusia. Se estima que en Alaska las temperaturas del permafrost se han calentado hasta 2ºC en las últimas décadas.

Check Also

Acabar con la sobrepesca es una oportunidad para combatir la crisis climática

Según un informe publicado hoy, acabar con la sobrepesca no sólo aseguraría la supervivencia de …