Home / Noticias / Oso Polar / El cambio climático podría destruir incluso las áreas más prístinas de los océanos
A polar bear photograped by Brocken Inaglory

El cambio climático podría destruir incluso las áreas más prístinas de los océanos

Osos polares y otros animales emblemáticos podrían desaparecer en 40 años si las temperaturas del océano siguen aumentando al ritmo actual, advertía el lunes un grupo de biólogos marinos.

El aumento de las temperaturas provocado por las emisiones de gases contribuyentes al cambio climático podría resultar en una pérdida catastrófica de fauna marina y cambios drásticos en las cadenas tróficas marinos para 2100, informan científicos del Instituto de Florida de Tecnología y la Universidad de Carolina del Norte en un informe publicado en la revista Nature Climate Change.

Gran parte de la vida marina actual no podrá lidiar con el aumento de las temperaturas del océano que se prevé aumentarán un promedio de 2,8ºC para finales de siglo, según señala el estudio.

“Con un calentamiento de esta magnitud, estimamos que perderemos muchas, si no la mayoría, de las especies de fauna de áreas marinas protegidas para finales de siglo sino antes,” decía el autor principal del estudio, John Bruno, biólogo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Bruno y sus colaboradores se hicieron la pregunta: si los científicos saben que el cambio climático alterará parques nacionales terrestres, ¿cómo afectará a los miles de parques nacionales y áreas de conservación de todo el mundo que están bajo el agua?

En las últimas décadas, los conservacionistas se han apresurado a proteger la biodiversidad en los océanos. Gobiernos de todo el mundo han creado más de 8.000 áreas marinas protegidas (MPA). Entre éstas se incluyen famosas maravillas del mundo como la MPA de la Gran Barrera del Coral y las islas Galápagos. Se supone que estas áreas tienen que actuar como refugios, protegiendo animales y plantas de la explotación humana del entorno. Sin embargo, Bruno y sus colaboradores han hallado que éstas no podrán proteger la vida marina de los problemas ambientales globales. Las 8.236 áreas marinas protegidas de todo el mundo acabarán sucumbiendo a los estragos del cambio climático.

“Los resultados prevén cinco veces más calentamiento del que hemos visto en los últimos 15 y 20 años,” dice Bruno. En algunas áreas se prevé un calentamiento de hasta 10 veces el actual.

“Dados los efectos observados con un calentamiento de 0,7ºC – con corales destruidos, la desaparición de especies, aves marinas afectadas -, es demoledor imaginar lo que ocurrirá en lugares en los que se prevé 10 veces ese calentamiento. Es aterrador,” dice.

En el Santuario Nacional Marino de Florida Keys, el blanqueamiento y enfermedades relacionadas con las altas temperaturas del agua ya han destruido un enorme número de corales, indica el estudio.

Las protecciones en vigor acabarán siendo inefectivas en 2100 si las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) siguen aumentando al ritmo actual.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) define 4 escenarios de emisión – las denominadas Trayectorias de Concentración Representativas (RCP). Éstas se caracterizan por su Forzamiento Radiativo (FR) total para el año 2100 que oscila entre 2,6 y 8,5W/m2. Las cuatro trayectorias RCP comprenden un escenario en el que los esfuerzos en mitigación conducen a un nivel de forzamiento muy bajo (RCP2.6), dos escenarios de estabilización (RCP4.5 y RCP6.0) y un escenario con un nivel muy alto de emisiones de GEI (RCP8.5).

El estudio examinó el escenario RCP 8.5, que asume que la humanidad seguirá emitiendo más GEI durante lo que queda de siglo.

Las reducidas concentraciones de oxígeno en el océano – una de las consecuencias del calentamiento global – convertirán las áreas marinas protegidas en lugares inhabitables para la mayoría de las especies.

Los océanos están absorbiendo en torno al 90 por ciento del calor atrapado por los gases de efecto invernadero, dice Aronson.

Richard Aronson, coautor del estudio y jefe del Departamento de Ingeniería Oceánica y Ciencias Marinas en Florida Tech, dice que la fauna en el Ártico y la Antártida es especialmente vulnerable.

“El océano se está calentando más rápido en los polos que en ningún otro lugar del planeta, amenazando los ecosistemas polares, incluida fauna emblemática como los osos polares y los pingüinos,” dice.

“Hemos oído hablar mucho sobre la creación de reservas marinas para ganar tiempo mientras seguimos averiguando cómo combatir el cambio climático,” dice.

“Pero ya no tenemos tiempo y el hecho es que ya sabemos qué tenemos que hacer: controlar las emisiones de gases de efecto invernadero. Abandonar nuestra dependencia de las energías fósiles supondría un importante paso en la dirección correcta,” añade.

“Podría reducir el ritmo del calentamiento a la mitad,” concluye.

Check Also

La actividad humana en el Ártico intensificará el conflicto entre humano y oso polar

La visita el pasado mes de varias decenas de osos polares buscando alimento en el …