Home / Noticias / Medio Ambiente / El cambio climático podría convertir importantes organismos marinos en “comida basura”

El cambio climático podría convertir importantes organismos marinos en “comida basura”

Un nuevo experimento conducido por científicos de la Universidad estatal de San Francisco ha revelado que los océanos del futuro podrían convertir algunos tipos de algas microscópicas en un alimento precario para aquellas criaturas que se alimentan de ellas – un cambio que tendría enormes repercusiones en las especies marinas. 

El estudio fue publicado el 2o de mayo en la revista científica PLOS ONE.

El tema del estudio: unos diminutos pero importantes crustáceos marinos llamados copépodos. “Están por todas partes. Es difícil encontrar un ecosistema en el que no estén presentes,” explica Morgan Meyers, científica que ha liderado el estudio.

Estos crustáceos son un eslabón crucial entre las algas microscópicas llamadas fitoplancton y animales marinos más grandes dentro de la red alimentaria marina.

“A menudo los copépodos llenan ese vacío consumiendo fitoplancton. A cambio, sirven de alimento a otros organismos,” explica Meyers.

Ese eslabón que ocupan, junto con otras muchas otras partes clave de los ecosistemas marinos, puede verse amenazado por el cambio climático. El mismo dióxido de carbono que está provocando aumentos de la temperatura promedio global del planeta también está entrando en los océanos, provocando un aumento en la acidez del agua. Esta alteración en la química del agua es perjudicial para muchos organismos marinos, en especial para aquellos con esqueletos externos propensos a disolverse en aguas más ácidas.

Para el estudio, Meyers capturó 100 especies comunes de copépodos locales y se los llevó a su laboratorio, criando a la mitad en agua en condiciones de acidez previstas para 2100 y el resto en aguas con niveles de acidez actuales. En algunos de los recipientes también introdujo el alimento preferido de los copépodos: cuatro especies distintas de fitoplancton.

Cuatro días después se halló que el fitoplancton en el agua más ácida ya era menos nutritivo que las algas que habían crecido en condiciones de acidez actuales. En particular, las algas en un entorno más ácido contenía proporciones sustancialmente más bajas de ácidos grasos esenciales – sustancias importantes que todos los animales, desde copépodos hasta humanos, no son capaces de producir por sí mismos y deben obtenerlos de su dieta.

Los copépodos en agua más ácida ponían un 50 por ciento menos huevos que sus homólogos en condiciones menos ácidas y raramente eclosionaban.

Hasta la fecha, la mayoría de investigaciones han sugerido que es probable que los copépodos salgan ilesos de la acidificación de los océanos. Este estudio, sin embargo, destaca la posibilidad de que un cambio a una “dieta basura” tenga consecuencias que les afecte directamente.

No es el primer estudio científico que sitúa a los copépodos en un contexto más amplio, pero trabajos anteriores han tenido una visión menos realista de su dieta, usando solo una especie de alga microscópica como alimento.

Los investigadores dicen que la alteración de una parte clave de la red trófica marina puede producir efectos en cascada, alterando tanto los ecosistemas marinos como la vida de la gente que depende del mar como principal fuente de nutrición. Meyers también destaca que los océanos son sistemas muy complejos y que es difícil predecir lo que ocurrirá en el futuro.

“Dadas las muchas variables que hay que tener en cuenta con el cambio climático, es complicado sacar conclusiones realmente sólidas de pequeños experimentos como éste,” dice. “Pero es un punto de partida para obtener más información sobre las implicaciones más amplias para los ecosistemas.”

Check Also

Los inviernos más cálidos están cambiando la composición del agua del mar Negro

Según una nueva investigación, los inviernos más cálidos están empezando a alterar la estructura del …