Home / Noticias / Medio Ambiente / El aumento de las temperaturas en el Ártico ya es inevitable
NASA/Michael Studinger/Wikipedia

El aumento de las temperaturas en el Ártico ya es inevitable

Según las Naciones Unidas, por mucho que logremos frenar las emisiones de gases de efecto invernadero de acuerdo con el acuerdo de París, ya es inevitable que la temperatura del Ártico aumente entre 3ºC y 5ºC, con consecuencias devastadoras para el clima global.  

Advierten que es probable que para mediados de siglo las temperaturas de invierno en el polo norte aumenten como mínimo 3ºC por encima de los niveles preindustriales y se produzcan más aumentos de entre 5ºC y 9ºC por encima de la temperatura promedio de los últimos años para la región.

Tales cambios resultarán en el deshielo rápido del hielo y del permafrost, provocando aumentos del nivel del mar e incluso niveles de calentamiento potencialmente más destructivos. Los científicos temen que el calentamiento del Ártico pueda desencadenar un punto crítico del clima a medida que el deshielo del permafrost libere a la atmósfera gas metano (CH4) de efecto invernadero – mucho más potente que el CO2 – que a su vez podría crear un efecto de calentamiento desbocado – en 100 años, una tonelada de metano podría calentar el globo 23 veces más que una tonelada de dióxido de carbono.

“Lo que ocurre en el Ártico no se queda en Ártico,” dice Joyce Msuya, directora ejecutiva en funciones de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). “Tenemos la ciencia. Ahora son necesarias medidas climáticas para alejarnos de ese punto crítico que podría ser incluso peor para nuestro planeta de lo que pensábamos.”

Los resultados, presentados ayer en la asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que se está celebrando en Nairobi, ofrece un crudo panorama para una de las regiones más sensibles del planeta y que es clave para el destino del clima mundial. Las claras advertencias del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático del año pasado, presentando las dramáticas consecuencias que supondría un calentamiento global de 1,5ºC, no tuvieron en cuenta el impacto de puntos críticos potenciales tales como el deshielo del permafrost.

Si el deshielo del permafrost – capa de suelo permanentemente congelado – desencadena un punto crítico, los resultados probables serían aumentos de la temperatura globales muy por encima de los 2ºC establecidos como límite de seguridad en el marco del acuerdo de París. Según el informe de las Naciones Unidas, casi la mitad del permafrost ártico podría fundirse aún si las emisiones globales de carbono se mantienen dentro de los límites marcados por el acuerdo de París.

Y aún si todas las emisiones de carbono se pararan en seco, la región del Ártico podría seguir calentándose más de 5ºC para finales de siglo, en comparación con la tasa media de referencia entre 1986 y 2005.

La razón es que ya se han emitido cantidades ingentes de carbono a la atmósfera. Los océanos también se han convertido en enormes almacenes de calor, cuyos efectos se están haciendo evidentes gradualmente con cambios en los polos y en los sistemas climatológicos globales.

Las emisiones globales de dióxido de carbono actualmente son de unos 40.000 millones de toneladas al año.

Check Also

Los incendios en el Ártico emitieron en junio la misma cantidad de CO2 que Suecia en un año

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los casi cien incendios desatados en el Ártico en las …