Home / Sin categorizar / Científicos acusan al cambio climático de la mortandad de mejillones, krill y otra fauna marina en Alaska
Photo by Lucy Oquilluk

Científicos acusan al cambio climático de la mortandad de mejillones, krill y otra fauna marina en Alaska

Los habitantes de dos pueblos al noroeste de Alaska han hallado multitud de mejillones y krill muertos a lo largo de las playas, contribuyendo al temor en la región de que las aguas inusualmente cálidas pueden estar causando un amplio abanico de cambios en el ecosistema, incluidas muertes inusuales de la fauna silvestre. 

Los hallazgos llegan a la estela de las profundas alteraciones que está experimentado el estado y que los científicos atribuyen al cambio climático, incluida la pérdida dramática de hielo marino y temperaturas del agua y del aire inusualmente más cálidas, que recientemente alcanzaron los 32ºC en la ciudad de Anchorage. 

Además de moluscos y krill, también han llegado muertas aves marinas y focas. En las aguas del sur de Alaska los científicos han confirmado hasta el momento la muerte en el estado de hasta 22 ballenas grises (7 de ellas halladas muertas durante el fin de semana de 4 de julio) de un total de 171 registradas entre las aguas de Alaska y México para esta especie. Entre otros factores potenciales de las mortantades se incluyen también floraciones tóxicas de algas que están entrando en la red trófica y la falta de presas (que probablemente se estén desplazando buscando aguas más frías), con la que se especula ha llevado a las ballenas grises a no poder alimentarse lo suficiente. 

Los científicos están tratando de determinar qué es lo que está matando a los animales y si las muertes están o no relacionadas.

Mike Brubaker, director del Centro para Clima y Salud en el consorcio de salud tribal de nativos de Alaska, gestiona una red de observadores locales en el estado. A finales de junio decía que “parece estar teniendo lugar un evento a escala de ecosistema” frente a las costas de Alaska relacionado con las condiciones inusuales del océano.

“No sabemos si estos eventos están conectados o cuál es la causa. Hay multitud de posibilidades,” dice.

Según Rick Thoman, climatólogo de la Universidad Alaska Fairbanks, el mar de Bering sufrió un calentamiento sin precedentes durante los meses de mayo y junio. Tras años de pérdida de hielo, las temperaturas de estas y otras aguas cerca de la península Seward a finales del mes pasado fueron entre 6 y 12ºC más elevadas de lo normal.

“Es algo que nunca hubiera imaginado,” dice Lucy Oquilluk, presidenta tribal del pueblo de Teller, tras publicar una foto donde estima aparecen muertos unos 2 millones de mejillones.

Las valvas azules estaban “flotando por todas partes”. En algunos lugares se estaban amontonando a lo largo de 4 millas de playas, con la carne pudriéndose y provocando un profundo hedor en el aire.

Los mejillones no son un alimento de subsistencia como el salmón, pero su muerte plantea una importante inquietud sobre la salud del ecosistema.

George Scanlan, experto en moluscos del estado, dice que en sus 15 años centrado en su especialidad en Alaska, nunca ha visto esta mortandad de moluscos ni tiene conocimientos de informes anteriores. “Sin duda es preocupante,” dice. “Necesitamos saber lo que está ocurriendo.”

Check Also

La enfermedad del síndrome blanco sigue haciendo estragos en los arrecifes de Cozumel

El síndrome blanco, que en febrero de este año afectó al 30 por ciento de …